Actualidad

El alza de las tasas trepa al dolar y complica a Ecuador

El alza de las tasas de interés en Estados Unidos es como un puñal en el estómago de los tres órganos de la economía ecuatoriana: el dólar, el petróleo y el financiamiento

El impacto. El anuncio de Janet Yellen influyó en los mercados accionarios, monedas y materias primas.

El alza de las tasas de interés en Estados Unidos es como un puñal en el estómago de los tres órganos de la economía ecuatoriana: el dólar, el petróleo y el financiamiento. La Reserva Federal, FED, subió el miércoles de 0,50 a 0,75 la tasa de interés de referencia y, cual gripe, resfrió a los mercados mundiales.

El billete verde y las acciones de los mercados financieros norteamericanos treparon. En contraste, el euro y las monedas latinas tuvieron un declive que da para pensar en serio en lo que el Citigroup ya había manifestado: que el euro estaría más bajo que el dólar para el próximo año.

El financiamiento se vuelve caro

Ecuador fue con éxito a los mercado internacionales la última vez, la semana pasada, se sabe de fuentes internacionales que se ofertaron $ 750 millones a una tasa de 9,65 %, pero se demandaron $ 2.500 millones. El alza del precio del petróleo ayudó a bajar el riesgo, pero el alza de las tasas de la FED encarecerá las nuevas deudas.

El petróleo está a la baja

Los mercados se refugian en el dólar y abandonan el petróleo: el precio del barril intermedio de Texas (WTI) bajó 0,27 %, al cerrar en 50,90 dólares. Esta es una mala noticia para Ecuador, que espera que tras el recorte de la OPEP el crudo se siga elevando como en días previos al alza de la tasa de la FED. Los analistas parecen no esperar milagros y hablan de un barril por debajo de los $ 60, o menos.

El dólar encarece exportación

El euro cayó ayer a su mínimo en casi 14 años ante el dólar. La moneda comunitaria europea costaba 1,0370 dólares en el mercado de cambios, un nivel al que no había caído desde enero de 2003. El dólar avanzó también frente a la japonesa, el yen, la libra esterlina, el franco suizo, el dólar canadiense, el peso mexicano. Esto significa que los productos de Ecuador serán más caros en los países de destino de nuestras exportaciones.

Los metales, otras víctimas

El oro -en donde Ecuador también tiene puesta la mirada- cayó más de un 1 por ciento a un mínimo de 10 meses. El metal anotó en noviembre su mayor caída mensual desde mediados de 2013 y ha perdido un 10 por ciento desde la elección de Donald Trump. La plata bajó el 2,5 % a 15,95 dólares la onza tras retroceder a su mínimo desde el 1 de junio. El platino cayó un 2,8 % a 897,60 dólares la onza.

Los bonos del tesoro en alza

Los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos también escalaron, impulsados por las perspectivas de varias alzas de las tasas de interés el próximo año, algo que se rumora fuerte en el ámbito financiero. Pero los bonos de la deuda a largo plazo retrocedieron desde máximos alcanzados tras el dato de inflación de noviembre. Los rendimientos de la deuda a 10 años tocaron su nivel más alto en más de dos años, mientras que los de las notas a 2, 5 y 7 años alcanzaron máximo en varios años.

La bolsa, el gran refugio

Wall Street es un imán de la inversión, cerró en alza ayer. El Dow Jones de Industriales, su principal indicador, creció 0,30 %, un día después de la decisión de la Reserva Federal de subir las tasas de interés. El índice selectivo S&P 500 avanzó un 0,39 % y el índice compuesto del mercado Nasdaq progresó un 0,37 %. Los operadores en el parque neoyorquino apostaron por las compras durante toda la jornada.

Otros efectos de la tasa

La tasa de los fondos federales determina el precio del dinero en el corto plazo, es decir, el interés que los bancos se cobran entre sí por préstamos de un día para otro. Ella influye en todas las otras tasas ya que los bancos la traspasan a los créditos, las tarjetas de créditos y los préstamos hipotecarios. Su alza o su baja desencadenan inmediatamente una amplia gama de repercusiones, afectando las tasas de corto y largo plazo de los bancos y las tasas de cambio, así como otros indicadores macroeconómicos: empleo y los precios al consumidor.