Quito

El rostro más natural de la capital

La reserva natural de Mashpi está dentro de Quito y alberga un hotel reconocido por National Geographic. En el bosque hay especies endémicas

24 - JAVIER MONTENEGRO(33139152)
Manolo Zambrano es oriundo de Mashpi. El ingeniero ambiental es uno de los expertos de la zona.Javier Montenegro

No es la primera imagen que viene a la cabeza cuando se piensa en el Distrito Metropolitano de Quito. A un poco más de dos horas del ruido de la capital, de los ministerios, entidades públicas, empresas, centros comerciales y construcciones hay un paisaje totalmente diferente. Los edificios son reemplazados con árboles y las sirenas de ambulancias, junto con el tradicional sonido del tráfico colapsado de la urbe, se suplantan con cantos de grillos, cigarras y ranas. La reserva natural ecológica Mashpi está dentro del territorio capitalino, pero su forma de vida es totalmente opuesta.

Como parte del área protegida del Chocó Andino -que atraviesa Pichincha, Carchi, Manabí y Esmeraldas e incluso países como Colombia y Panamá- la reserva Mashpi está dentro de un bosque húmedo que tiene el clima ideal para la presencia de nuevas especies y hasta animales endémicos.

Según su último reporte oficial, validado por revistas científicas internacionales y universidades como Berkeley y Cambridge, en la reserva existen 56 diferentes especies de mamíferos, 45 de anfibios, 67 de reptiles, 23 de peces, 336 de insectos y más de 418 de aves. El dato crece cada vez que una nueva expedición científica trabaja con los biólogos que laboran a diario en el lugar.

Los animales no son la única riqueza de la zona -que no muy lejos tiene proyectos de minería ilegal y tala indiscriminada de bosques-. También hay un estimado de 63 especies de orquídeas, 13 especies de palmeras, 101 plantas leñosas, 154 especies de briofitas y 16 de líquenes. El inventario, según los técnicos del sitio, está certificado.

¿Por qué existe tanta diversidad? Todo responde al clima y a diversos microclimas. Por estar en las faldas de la Cordillera de los Andes se detecta un bosque nublado entre los 2.200 metros y 900 metros sobre el nivel del mar. Un poco más abajo, y con un clima de Costa, se encuentra el bosque tropical.

410c8cfcca0c24c64328ccdbe75cb48ce7392d22

La otra cara de Quito: un destino rural, sostenible y solidario

Leer más

Mateo Roldán es el coordinador de investigación de Vida Silvestre de la reserva ecológica privada. Él explicó a EXPRESO que se trata de 2.500 hectáreas protegidas por la inversión privada y por las iniciativas ambientalistas de todo el mundo. Entre sus colaboradores se cuentan, además de las dos universidades mencionadas, Birdlife International, Rainforest Connection, Wildlife Conservation Society, Condesan, la Universidad de Colorado, Aves y Conservación, Jardín Botánico de Quito y las universidades ecuatorianas San Francisco, de Las Américas, Católica y Central, entre otros.

El principal motor es, sin embargo, la Fundación Futuro. La entidad es parte del Grupo Futuro que cuenta con múltiples líneas de negocio en ecoturismo sostenible.

Por eso, dentro de la reserva se ubica Mashpi Lodge, un hotel que cuenta con la certificación de calidad de National Geographic y que tiene una huella de carbono neutro.

El lugar de hospedaje fue inaugurado en 2012 y se enfocó, principalmente, en los turistas extranjeros que disfrutan las vacaciones de aventura. La pandemia, sin embargo, sacudió el formato habitual.

Marc Bery, gerente del hotel, explica que los turistas nacionales siempre han sido prioridad pero ahora hay un aumento de demanda porque viajar fuera del país en una emergencia sanitaria es un verdadero reto. Mashpi Lodge cuenta con precios diferenciados y hasta un 60 % más baratos si el visitante es de origen ecuatoriano.

JAVIER MONTENEGRO RESE(33149455)
La reserva natural tiene bosques, ríos, cascadas y otros atractivos.Javier Montenegro

El mayor logro del hotel de 24 habitaciones y capacidad para 52 huéspedes es, en palabras de Bery, su contribución por la economía local. La reserva genera empleo para un total de 110 personas y más del 64 % de ellos es originario de las comunidades que conforman la parroquia rural de Pacto.

Directamente, Mashpi genera empleo a personas de seis comunidades que antes se dedicaban a la tala de árboles.

MERCADOS ANCESTRALES(32908908)

Los mercados temáticos, una apuesta para la reactivación

Leer más

Franklin Basantes, habitante oriundo de Pactoloma, es uno de los ejemplos más curiosos de este cambio de visión sobre el medio ambiente. Él trabajaba en una maderera hasta que el Grupo Futuro adquirió los terrenos a inicios del siglo. Luego fue contratado como guardabosque por el conocimiento y la experiencia desarrollada en un terreno tan inexplorado como el bosque húmedo. Sus años lidiando con serpientes venenosas y hasta pumas le permitieron liderar las misiones que se crearon para la construcción del lodge ecológico.

Ahora, 20 años después de su cambio de oficio, Basantes no solo es guardabosques sino que es guía en la reserva y se declara un ambientalista convencido. No puede creer que en algún momento de su vida atentaba contra el bosque para ganarse la vida.

La parroquia rural de Pacto tiene una economía basada en el ecoturismo, la ganadería y la agricultura. Su población estimada es de 5.000 personas. 

La historia es algo similar para Manolo Zambrano. Él nació en San José de Mashpi y confiesa que no habría pensado en estudiar en la universidad si la reserva no se creaba. La protección del ecosistema fue el motor para que decida ser ingeniero ambiental.

Otro beneficio derivado de la reserva es que el modelo se ha replicado a menor escala. Los lugareños notaron que los negocios madereros y la ganadería son poco rentables si se comparan con negocios de turismo comunitario y sostenible. En los alrededores de la reserva -y en general en la parroquia de Pacto- se crearon varios negocios de turismo de aventura económicos e ideales para estadías cortas en la parroquia de Pacto. 

Museo(32968700)

El agave, de lo popular a lo gourmet

Leer más

Quito trata de reactivar su actividad turística

Es el sector más afectado por la emergencia sanitaria derivada de la propagación del coronavirus. El turismo se ve obligado a reinventarse para que sus empresas no quiebren y se pierdan millones de plazas de empleo directas e indirectas.

Quito Turismo, la empresa metropolitana especializada en el gremio, desarrolla estrategias y talleres virtuales para capacitar a los pequeños y medianos empresarios turísticos. Su objetivo es atraer visitantes nacionales que reactiven la actividad comercial de la ciudad.

Por eso se ofrecen caminatas, recorridos y beneficios para quienes quieren visitar, entre otros destinos, el Centro Histórico de Quito. Las autoridades trabajan, además, en fortalecer los mecanismos de seguridad para atraer viajeros.

El turismo desde el extranjero, sin embargo, es difícil de lograr. Hay países que exigen una cuarentena antes de ingresar a su territorio y eso hace que muchos viajeros duden antes de dejar sus sitios de origen. En Ecuador, las normas son más relajadas y es más sencillo el tránsito entre provincias.

Mashpi Lodge apuesta por la innovación por medio de trabajos intensivos y continuos de desinfección y la autoimposición de aforo. Aunque su capacidad les permite acoger a más de 50 huéspedes, el sitio solo recibe a 30 viajeros.

Otra innovación es su oferta. El hotel ecológico cuenta con una bicicleta aérea y con un teleférico (Libélula) que atraviesan el bosque desde lo más alto. Los miradores y las caminatas por ríos son otros de sus atractivos.