Editoriales

Toca cambiar el mensaje

Salir a trabajar, cuidándose.

Tras casi seis meses de ver quebrar negocios y de que miles hayan quedado en el desempleo, llegó la hora de cambiar el mensaje. El “quédate en casa” ya no aplica. La economía no aguanta un día más en pausa y no es que se le dé prioridad sobre la salud. Es que es hora de aceptar que nos toca convivir con el virus y que el país tiene que reactivarse o las consecuencias de la paralización serán peores que las generadas por la pandemia.

Aunque aún no exista cura ni esté a nuestro alcance una vacuna, conocemos más sobre prevención efectiva. Muchos nunca pararon y no se han contagiado; realizan sus actividades diarias observando estrictamente medidas de bioseguridad. Entonces, disposiciones de las autoridades como el horario de toque de queda, la circulación según el número impar o par de la placa y la restricción de salidas los domingos deben revisarse. En lo que tiene que insistirse, a través de campañas masivas intensivas, es en que se cumpla permanentemente el uso obligatorio de mascarilla, el lavado frecuente de manos y que se respete la distancia de dos metros. Repetir reiteradamente, hasta calar en la conciencia ciudadana, el mensaje que corresponde al momento actual: que cada cual se proteja para proteger a los demás. Salir a trabajar, cuidándose.