Prohibido delinquir

  Editoriales

Prohibido delinquir

Pretender que la inseguridad se va a terminar con la aprobación de una ley es ingenuo, a la par que limitado. Mejor haría el Gobierno en ajustarse la vista para que no siga habiendo personas con mucho dinero y nulas fuentes de ingresos

No se sabe quién es más ingenuo, si el Gobierno o los ciudadanos. Ingenuo por no decir indolente. No se sabe muy bien si el Ejecutivo se cree realmente que la situación de inseguridad se va a solucionar así porque lleven una ley a la Asamblea. O si son los ciudadanos los que se creen eso y ya se sienten tranquilos. No se sabe.

Prohibido por ley que haya inseguridad. Prohibido por ley delinquir. Prohibido por ley sembrar tanto temor en la gente que solo salga a la calle por lo justo y necesario y, a más del desgaste de la salud mental personal, se ahonde en el agujero que dejó la COVID allá donde se mire. Ya puestos que prohíban también la pobreza, la pena y el desempleo. Con poner leyes, todo estará bien. No importa que otros ya hayan dicho lo mismo. No importa que haya leyes de mil colores, gustos y sabores tramitándose en la Asamblea para endurecer las penas, dar poder a los policías, mejorar los controles, etc. Siempre que hay un problema inmanejable, lo primero: anunciar una reforma a la ley.

Ya después si falla ese plan, a lo mejor les da por poner a funcionar entes como el que controla el lavado de activos o la inteligencia policial. Seguramente lo único que hace falta es una visita al oftalmólogo. Todos los que llegan al poder se vuelven incapaces de ver que si hay gente que tiene enorme bienestar, cero carga laboral y menos carga tributaria es porque algo raro está haciendo.