Editoriales

Ecuador discriminado

Pobre Ecuador. Nada tiene que ver la voluntad política, ni mucho menos el historial de opacidad, engaños y medias verdades...

Viendo cómo los otros países que están vacunando a sus ciudadanos con la misma inyección de la farmacéutica que provee a Ecuador sí hacen públicos y transparentes sus avances en la inmunización. Cómo tienen código abierto y cómo actualizan en tiempo real sus planes nacionales de lucha contra el coronavirus. Viendo todo eso y comparándolo con el secretismo a nivel local, no hay otra conclusión que pueda obtenerse que esta:pobre Ecuador, que ha sido discriminado por la farmacéutica al imponerle mayores restricciones de transparencia que a los demás. Pobre Ecuador, que aparte de mantener en reserva el precio de las vacunas y los detalles de entrega de cada cargamento -como en otros países vecinos y más alejados-, debe guardar secreto, so pena de soliviantar los ánimos de la población, para acatar los pedidos que imponen esas grandes multinacionales. Pobre Ecuador, que no puede hacer nada por dar a sus ciudadanos información real, fiable y oportuna sobre cuándo y cómo terminará de superar esta pandemia por medio de la vacunación. Pobre Ecuador. Nada tiene que ver la voluntad política, ni mucho menos el historial de opacidad, engaños y medias verdades que ha proporcionado la fuente oficial cada vez que hay un asunto político y desgastante para el poder. Nada tiene que ver eso.