Editoriales

Acuerdos entre las partes

'Es un principio no observado en el régimen laboral ecuatoriano, uno de los más rígidos del mundo’.

El acordar que en una relación laboral las partes están en desacuerdo es parte integral del proceso de negociación. Es una suerte de cálculo recurrente de beneficio/costo en el que las partes miden lo que ofrecen (el trabajo, y la creación de empleo) a cambio de lo que erogan y reciben (los costos del empleo, y los sueldos y demás condiciones laborales).

Es un principio no observado en el régimen laboral ecuatoriano, uno de los más rígidos del mundo, basado como está en normas que, en su conjunto, son disuasivas de la creación de empleo. No se trata de crear condiciones de precariedad sino de dar los necesarios grados de libertad para que patronos y trabajadores puedan negociar las condiciones específicas de su empleo, toda vez que el trabajo no puede amoldarse a un solo modelo; hay estacionalidad (como en la agricultura), las actividades y destrezas requeridas en la manufactura difieren de las de los servicios, y las circunstancias geográficas definitivamente inciden sobre las actividades de producción.

Es hora de cerrar el libro de la rigidez. Las circunstancias presentes lo requieren, so pena de que toda la economía colapse en forma estrepitosa y destruya el tejido social.