¿Estado fallido o inexistente?

  Columnas

¿Estado fallido o inexistente?

Esto pasa porque caudillos y políticos corruptos no representan a la sociedad, porque no buscan ni proponen rumbos para el Ecuador.

Es una pregunta generalizada. Está en todos los ámbitos del país: jurídicos, políticos e ideológicos. La hacen quienes se preocupan por la descomposición institucional, estructural y práctica del Estado. De aquí viene la idea de que no tenemos Estado ni instituciones que le den sustento. Ellos muestran constante mal ejercicio jurídico-político y ético del Estado. Ej. cuando traficantes de tierra, destructores de negocios, incendiarios de edificios públicos, secuestradores de policías y violadores de las mujeres son amnistiados por asambleístas, cuando mediocres y corruptos venden sus votos y están al servicio de conspiradores y gobierno, evidencian un Estado inexistente. Cuando fiscales fueron ciegos, sordos y mudos, y contralores del correato son funcionarios corruptos, no hay Estado ni institucionalidad. Cuando jueces corruptos están al servicio de políticos y delincuentes. Incluso, cuando tribunales emiten fallos que ponen en libertad a ladrones y traficantes de medicinas en la pandemia, etc., prueban que no hay Estado.

Cuando políticos y líderes desvergonzadamente destruyen la democracia y fungen de asambleístas ineptos y corruptos, no hay institucionalidad del Estado. Cuando desde el gobierno hay signos de miopía y torpeza jurídica-política, para detener la burla de sentencias en firme, no hay Estado. Cuando un plagiador de tesis argumenta posible demencia y estado crítico de salud, pero con privilegios sale en manifestación, no hay Estado. Cuando asambleístas cobran diezmos a sus asesores y empleados; cuando el Cpccs sigue atrapado en componendas políticas y no justifica su existencia, no hay institucionalidad ni Estado.

Cuando municipios y consejos provinciales se dirigen como feudos de caudillos, no hay Estado. Cuando se acumulan demandas sociales y los gobiernos no las atienden y cuando el sindicalismo y caudillos indígenas hacen burla de leyes e instituciones, no hay Estado sino destrucción de él. Por eso, y un etc. grande, ya es tiempo de saber si Ecuador es más que un Estado fallido. Sus instituciones son corrompidas y destruidas. Así, la respuesta es obvia: esto pasa porque caudillos y políticos corruptos no representan a la sociedad, porque no buscan ni proponen rumbos para el Ecuador.