Un adiós para Galo Martínez Merchán

  Columnas

Un adiós para Galo Martínez Merchán

Considero que la vida se desarrolla en el espacio de tiempo que transcurre entre el “ser” que inicia con el nacer, y el “no ser” o el dejar de ser, que es dejar la existencia.

‘To be or no to be. That is the question…’, que traducido al castellano significa “Ser o no ser, esa es la cuestión (interrogante)…”, es la primera expresión en el monólogo de la obra Hamlet, príncipe de Dinamarca, escrita por el dramaturgo inglés, William Shakespeare (1603) y que representa la dualidad existencial del ser humano, ante la disyuntiva entre el estar y el no estar, existir o no existir, entre el vivir y morir.

Considero que la vida se desarrolla en el espacio de tiempo que transcurre entre el “ser” que inicia con el nacer, y el “no ser” o el dejar de ser, que es dejar la existencia. Ese accionar en el que se mimetiza y confunde la constante dualidad existencial, entre lo que se quiere y “debe hacer” o el deber ser y lo que en la realidad se impone en el accionar y corresponde al “ser” o al “es”. El inicio de la vida y el término de la existencia son opciones reales que el ser humano, las considera en algún momento de su vida.

Ayer, en la capilla ardiente de despedida al amigo, se arremolinaban estos criterios en mi mente frente a la realidad dual entre el ser y no ser. Pues el caballero del periodismo, el Lic. Galo Martínez Merchán, había dejado de ser.

Hombre culto, comprometido con los valores humanos y principios ciudadanos, fue fundador de los diarios Expreso y Extra, y como tal, fiel defensor del periodismo y las libertades de información y de expresión, convirtiéndose en un referente del periodismo nacional y una reserva moral del país.

Muy joven colaboró en el servicio público desde el Municipio de Guayaquil y luego de la Comisión de Tránsito del Guayas. El presidente de la República, Dr. José María Velasco Ibarra, le pidió que participe en su Gabinete como secretario general de la Administración Pública, hasta llegar, en el quinto velasquismo, a ser el ministro de Gobierno.

Galo Martínez Merchán se nos ha adelantado. Desde mi Columna he querido rendirle un homenaje, de los tantos que recibió en su vida, pero diciéndose un hasta luego. Llegará el momento en todos dejemos de ser y nos encontremos en otra dimensión, si acaso existe.