Poder total

  Columnas

Poder total

Al prófugo le va muy bien con el monopolio fiscal: no lo acusan de nada. Es que el poder exclusivo… es poder total.

El presidencialismo es la idea política más relevante de todos los tiempos, pues nos traslada de un mundo de reyes a otro de presidentes. Y así, del poder absoluto de la monarquía pasamos a un sistema en el cual se comparte y se coordina el poder.

Como bien afirma Stahmenn, “entre los poderes decisivos -el presidente y el Congreso- existen ‘puntos de contacto’, por los cuales el sistema de la estricta separación de poderes también se convierte en un sistema de coordinación de poderes”.

¿La lección? El poder no puede ser absoluto ni exclusivo, porque entonces se transforma en tiranía. Su ejercicio debe ser coordinado y compartido. Lo contrario es absolutismo monárquico.

Pero resulta que siglos después, en un sistema tan cuidadosamente diseñado como el presidencialismo, hay autoridades que tienen un poder total. Que lo ejercen de forma absoluta, al tener un monopolio respecto de lo que hacen. Me refiero a la Fiscalía General, a la cual algún ‘asnodeum’ que no entiende la democracia, decidió otorgarle el poder total, allá por el año dos mil y le confirió el monopolio en el ejercicio de la acción penal.

Y sucede que ahora, solo la Fiscalía es la que tiene el poder de acusar. Mejor dicho, de no acusar. Y que -claro- el poder duerme tranquilo. Nadie lo molesta. Nadie se le carga a “Dianita electoral” por haberle permitido participar al lelo en las elecciones, pese a que su campaña fue financiada por el ELN, y que la información que trajo el fiscal de Colombia duerme en la Fiscalía. Y nadie se le carga al que luego de 14 años nos tiene sin radares. O a tantos otros que por un ejercicio somnoliento del poder tienen a este país hecho m… Lo cierto es que el poder y sus muchas ramificaciones se encuentran muy cómodos con una Fiscalía que no acusa. Por eso, debemos poder acusar los ciudadanos. Hay que exigir que nos devuelvan el poder que los políticos nos robaron. No olvidemos las palabras de Fidel a Chávez: “mantén a tu lado a la Fiscalía… corrómpelos…”.

Al prófugo le va muy bien con el monopolio fiscal: no lo acusan de nada. Es que el poder exclusivo… es poder total.