Poder invisible

  Columnas

Poder invisible

El mensaje es: quien se mete con George se jod... como Capaya. Porque él es mi socio

George fue nombrado dueño de los sectores estratégicos el 2010. Al contrario de nuestra tradición en materia de Administración Pública, en la que cada secretario de Estado manejaba su cartera, la creación de este insólito ministerio puso -como nunca antes- todos los sectores estratégicos de la economía bajo el mando de una sola persona: electricidad, petróleo, transporte, recursos hídricos y telecomunicaciones. Luego el prófugo lo candidatizó, pese a que había sido pifiado en un estadio en abril de 2012, aun cuando la popularidad de Lelín lo erigía como el candidato nato de AP. Después de su sentencia en el caso sobornos ya no hay dudas: iba tras el billete y necesitaba convertir la Vicepresidencia en un centro de negocios, poniendo su hombre de confianza.

¿Es lógico pensar que quien recibió tanto poder hiciera todo a sus espaldas? No seamos ingenuos: él no lo hubiera permitido. Además era el acuerdo perfecto: tú te encargas de todo y yo me entiendo solo contigo. Así no corro riesgos. Y si las cosas se complican te jod... tú, pero con la seguridad de que yo te cuido desde afuera. Sociedad pro “bien común”. Por eso Jürgen es el último escudo protector del prófugo. La clave está en lo dicho recientemente por el presidente del CJ: el banco de dos mil jueces elegibles es el designado por el fugitivo durante la metida de mano a la justicia. El sistema judicial está al servicio de ellos. Eso explica por qué el Jürgen no ha sido enjuiciado por los 2.200 millones de la repotenciación de Esmeraldas, ni por los casi 5.000 millones de ventas petroleras y todo lo demás.

Darse el lujo de hacer venir a la CIDH para que le otorgase medidas cautelares prueba ese poder invisible. A Capaya le cayeron 800 mil juicios por difundir una trama de corrupción que señalaba directamente a George. Con su ayuda, Fiscalía podría enjuiciarlo y aún llegar hasta el fugitivo belga, pero no lo hace. Justicia selectiva: tritura a Pareja, que podría ayudar a condenar al prófugo por sus muchos crímenes. Pero es magnánima con Jürgen. El mensaje es: quien se mete con George se jod... como Capaya. Porque él es mi socio.