¿Y después de la consulta?

  Columnas

¿Y después de la consulta?

La Asamblea debe irse. Su actual conformación es nociva, tóxica para el país.

¿Y después de la consulta, qué? ¿La Asamblea cesará el bloqueo legislativo y apoyará las leyes del Gobierno? Mejor me río. Entonces, el país no se arregla con una consulta.

La Asamblea debe irse. Su actual conformación es nociva, tóxica para el país. Pero eso no se resuelve con una consulta sobre la bicameralidad. Salvo que la creación de las 2 cámaras exija poner la realidad a tono con la Constitución y elegirlas. En un país en el que la Constitución garantiza la vida pero matamos niños por nacer, esto luce poco probable. Lo fácil sería dividir la actual Asamblea en 2. Pero eso significa mantenerla y no cambiar nada. Y si vamos a la elección de las 2 cámaras, tendría que ser antes de las elecciones seccionales como resultado de la consulta. Pero estamos en período electoral declarado por el CNE. No se puede hacer reformas electorales 1 año antes de las elecciones. Y no podemos ir a nuevas elecciones con las mismas reglas. Sería elegir otra vez futbolistas, faranduleros y empelotatrices. Esa es la Asamblea que tendríamos si vamos a elecciones con las mismas reglas electorales. Volveríamos a quejarnos de que la próxima Asamblea es peor que esta, cuando la solución es simple: si redactar normas legales es lo que se hace en una asamblea, el único requisito debe ser la capacidad de redactar una ley. Una comisión de redactores legales debe calificar las precandidaturas: -El pool dance no es un derecho. ¿Cómo lo redactaría usted, señor?

-¡Ah!, no sé.

-Mire, pese a ser una edificante profesión, descender por un tubo no lo convierte en redactor de leyes. Reprobado.

Encima, los glosados por 40 millones se postulan para prefecturas y alcaldías. ¿Otra vez gobernados por esa gente gracias a la votación de los extranjeros?

Somos un país que no piensa. Por eso no identificamos los problemas. El clásico pliego de preguntas de una consulta popular resuelve 4. ¿Y los otros 440? De ahí que la única salvación sea un macrocambio que lleve la Constitución de Montecristi al basurero de la historia, consultando la vigencia de la de 1998. Reemplazando la actual asamblea por una Constituyente.