Columnas

¡Son héroes!

"¿Cuántos empleos adicionales se hubiesen perdido si ellos estuvieran sentados llorando la pandemia?"

El informe de Instituto Intal, perteneciente al Banco Interamericano de Desarrollo, resume los resultados de las encuestas a firmas exportadoras de la región. Dice que las exportaciones en América Latina han decrecido en un 30 % hasta abril y prevé esa tendencia hasta julio.

Pues parece ser que nuestros empresarios exportadores decidieron salirse de la estadística negativa y apostaron a demostrar de qué madera están hechos, y con su esfuerzo diario están sosteniendo la dolarización. Vale la pena recordar que el sector exportador ecuatoriano es uno de los menos comprendidos, menos apoyados y al que más impactan las decisiones gubernamentales, que nos tienen como uno de los países menos competitivos de la región.

Explico. Mi equipo de análisis me presentó información recién subida por el Banco Central con una revisión comparativa mensual 2019/2020 de las exportaciones petroleras y no petroleras. Resultado: el petróleo, cuyos recursos ni los vemos porque o son preventa, o sirvieron para pagar deuda externa, o para obras con sobreprecios y sobornos, ha caído 44 % en abril, 51 % en mayo y 48 % en junio. La otra cara de la moneda la muestran las exportaciones no petroleras, pues estas, a pesar de la crisis mundial, crecieron 10 % en abril, 8 % en mayo y 9 % en junio. Resultado: las cadenas de valor exportadoras, sean estas de banano, camarón, flores, cacao, madera, atún, abacá, café y todos los industrializados, han permitido traer divisas indispensables que hoy sostienen al dólar y la liquidez del sistema... Ni hablar de todas las industrias que, a base de estos productos como chocolate, chifles y otros, se procesan en la sierra, siendo un ejemplo de integración comercial nacional. ¿Cuántos empleos adicionales, se hubiesen perdido si ellos estuvieran sentados llorando la pandemia?

¿Hay otros héroes en esta pandemia? Sí queridos lectores, a más del frente de la salud, están todos los exportadores que a pesar de que se sienten tan inseguros como nosotros, no han dejado ni un minuto de hacer rodar la rueda virtuosa de la producción y del desarrollo.