Columnas

¿Por qué Observando?

"No es justo que nos vean como el EESS (Estado Ecuatoriano Sin Solución) con el permiso del IESS (Instituto Ecuatoriano Sin Solución)"

Elegí la palabra Observando para identificar mi columna, porque es la actitud que hemos adoptado los ciudadanos de bien ante la avalancha de malas acciones de la gente que gobierna y que va acabando poco a poco con el pueblo ecuatoriano, intoxicado por la podredumbre que lo rodea.

Para el ciudadano común, el enterarse de cada escándalo resulta estresante. Comprueba que no hay institución del obeso Estado, que se libre de algún acto reñido con la moral y normas del buen vivir.

Que yo recuerde, no hubo gobierno, incluido el actual, que no le metiera la mano al IESS con cualquier pretexto. Claro que el del prófugo se pasó. Lo han considerado su caja chica. No les importa que ese dinero que se dilapida sea de los ciudadanos que aportamos todos los meses con una parte de lo ganado con el trabajo honesto. Es una forma más de ofendernos, obedeciendo a la ineptocracia (Jean d´Ormesson) convertida en un círculo vicioso, “donde los que eligen son cada vez menos preparados, tolerantes a la corrupción, consumidores de programación basura y predispuestos a estirar la mano” para recoger las migajas que caen del festín gubernamental.

Destaco que el desgobierno de la mosca de Bélgica fue el más descarado y rapaz. Se llevó casi todos los aportes de una manera ruin y cobarde, pues hasta desconoció gran parte de la deuda, para su conveniencia. El cómplice creo que está de embajador. ¡Increíble!

Los de turno están husmeando en el Biess. Supe de buena fuente que se pretendió meter la mano a los fondos depositados, pero se encontraron con gente honesta que se opuso.

Por la prensa se dio a conocer la salida del que presidía dicho banco. Malos olores se perciben. Es posible que los jubilados, sobre todo, veamos mermadas nuestras pensiones.

¿Hasta cuándo dura el efecto de la droga que nos inyectaron hace casi 14 años? ¿Es que no hay un antídoto? ¿Es un virus chino?

Ya es tiempo de reaccionar. Es hora de acabar con el origen de todos nuestros males, que los gestaron en el mamotreto de Montecristi. Ecuatorianos, recuerden “que el poder no corrompe, desenmascara”.

No es justo que nos vean como el EESS (Estado Ecuatoriano Sin Solución) con el permiso del IESS (Instituto Ecuatoriano Sin Solución).