Tiempos difíciles

  Columnas

Tiempos difíciles

"Ecuador no está preparado para enfrentar la adversidad"

Los tiempos actuales serán históricos por innumerables eventos en todos los continentes; no recuerdo otros parecidos. La pandemia sigue matando a miles de personas. En desplazamiento de personas, América Latina, África y Asia están en uno de los peores momentos por el éxodo masivo de millones de personas que emigran a EE. UU. y Europa. En la ruta han fallecido en el mar miles de migrantes; me refiero a los de Marruecos, Algeria, Túnez, Siria, Irak, Sudán y otros. Los que tienen destino EE.UU. por Méjico también han muerto centenares por año, son caravanas de miles de personas que abandonan sus países. Los golpes de Estado han aumentado en este año, la mayoría en África. Si bien ya no hay los derrocamientos militares que caracterizaron a nuestra región, existen presidentes tumbados “democráticamente”, y los que pretenden mantenerse en el cargo de por vida, caso Venezuela y Nicaragua. Esto también intentó hacer Simón Bolívar con la Constitución boliviana de 1826 y Juan José Flores con la Constitución de 1843.

Las consecuencias del efecto invernadero causado por los gases CO2, metano y otros se han sentido con fuerza: decenas de miles de hectáreas de bosques quemados, numerosas inundaciones apocalípticas en todos los continentes. Regiones fértiles ahora son áridas. La temperatura de nuestro planeta alcanzó nuevo récord histórico. Millardos de dólares se han perdido en ciudades y zonas agrícolas. Estamos en una nueva era de protesta. Acaba de publicarse un estudio titulado Protestas Mundiales, con más de 200 páginas de contenido, describiendo los 900 movimientos en 101 países. Los autores sugieren que la causa fundamental es la falla de los sistemas políticos, desigualdad, corrupción, falta de acción en el cambio climático, falla de la justicia, etc.

La violencia ha aumentado en el mundo, los continentes se ven amenazados por el terrorismo, las narcomafias e individuos que por venganza o hacer noticia se hacen presentes en diferentes formas, causando muertos y heridos.

Ecuador no está preparado para enfrentar la adversidad, política y económicamente es muy frágil.