Columnas

Pensiones por votos

"Así estamos en el Ecuador, país en dónde se generan proyectos de ley absurdos, que auspician a jóvenes en edad productiva a tomar actitudes parasitarias"

La desprestigiada Asamblea, manchada con los más variados delitos, como tráfico de influencias, concusión, cohecho, enriquecimiento ilícito, delincuencia organizada y muchos más, en lugar de ocuparse de aprobar leyes para sancionar y recuperar todo lo robado por hordas de contratistas bucaneros que han arrasado con buena parte de las arcas públicas, se ponen a tratar babosadas, como la de extender la pensión alimenticia de los hijos adultos hasta los 24 años de edad.

La Asamblea, un tanto alelada, no se ha dado cuenta de que ella misma aprobó la posibilidad de reducción de la remuneración de los trabajadores hasta por la mitad de su valor, con lo que también bajarán proporcionalmente las pensiones alimenticias, pues ellas se calculan en relación al sueldo.

¿A quién se le ocurrió proponer como obligación algo que de ocurrir, provendría del amor y generosidad de los padres a sus hijos adultos? Es absurdo tratar un proyecto de ley bajo el obtuso argumento de que los padres tienen la obligación de mantener a sus hijos mayores de edad, solo con la justificación de que estén estudiando cualquier cosa. No es posible que por ley pretendan y provoquen que un adulto hecho y derecho pueda demandar a sus padres para exigirles la manutención en vista que están estudiando. ¿Acaso no se dan cuenta de que con esta ridícula ley auspiciarán la creación de una generación ociosa, que no pondrá nada de su parte para ser personas productivas y responsables en su vida, preparación y futuro?

Así estamos en el Ecuador, país en dónde se generan proyectos de ley absurdos, que auspician a jóvenes en edad productiva a tomar actitudes parasitarias. Quizás buscan a puertas de las próximas elecciones congraciarse con esa generación que ya vota y que por cierto, constituye el grupo electoral más numeroso.

Proponer estas tonterías y maniobras populistas, que entregan absurdas pretensiones y prebendas se hacen con el único propósito de obtener votos. Esperemos que la Asamblea se despabile y, mostrando algo de sentido común, no apruebe semejante barbaridad.