Los caretucos

  Columnas

Los caretucos

"La Constitución y las leyes deben cambiar, pero esto no lo conseguiremos con mamarrachos, ignorantes y caretucos en la Asamblea"

Los caretucos este año han rebasado todos los límites de la decencia, al punto de insultar nuestra inteligencia.

El primero en la lista, como no podía ser de otra manera, es el prófugo del ático, implorando que no le quiten la pensión vitalicia que goza por haber sido presidente del Ecuador. Es una afrenta semejante pedido, cuando la sentencia que lo condena es justamente por estar involucrado en hechos dolosos contra las arcas públicas. Suprimir este pago es lo mínimo que deben hacer las autoridades, cuando se ha demostrado que hicieron humo millones de dólares de los escasos recursos de nuestro país.

El segundo, pero no menos caretuco, es el partido FE, que postuló para candidato a la Asamblea por Guayas a un ciudadano procesado no por uno, sino por varios casos de corrupción y que, además, está preso con mameluco naranja. Esto es inaudito, insólito e impresentable. ¿Cómo es posible que ofendan a los ecuatorianos proponiendo individuos descalificados para que nos representen? Esperemos que esta tomadura de pelo, no pase los controles de inscripción del mal dormido CNE.

Más allá de los requisitos legales, repugna la simple pretensión de postular a un individuo encarcelado por robar recursos del IESS en plena pandemia y la Junta Provincial Electoral debe rechazarla por todas las inhabilidades incursas. No es posible que algunos partidos o movimientos políticos nos sigan presentando candidatos cantantes, delincuentes, futbolistas, reinas de belleza, modelos, payasos, ‘influencers’, o cualquier otro perfil no preparado para el quehacer legislativo.

Es hora de reformar esa mamarrachada de que para ser asambleísta solo se requiere ser ecuatoriano, haber cumplido dieciocho años y estar en goce de los derechos políticos. Esto, claramente, es insuficiente, pues esta escasez de requisitos profesionales y técnicos da pie a que los caretuco nos propongan todo tipo de personajes coloridos para que nos representen.

La Constitución y las leyes deben cambiar, pero esto no lo conseguiremos con mamarrachos, ignorantes y caretucos en la Asamblea.