Cartas de lectores

SOS para Guayaquil

Guayaquil pide auxilio, pero no sabe a quién acudir. Es insoportable la terrible carga que los habitantes de esta urbe tenemos que soportar. Desde la basura por doquier: la gente anda comiendo y arroja lo que no quiere a la calle, como si fuera su casa. Las esquinas también se han convertido en basureros, los vendedores ambulantes son más que los peatones. El ruido estrepitoso de los buses, la suciedad en las calles, las prostitutas y homosexuales que alquilan sus cuerpos y se pasean delante de policías y metropolitanos, la bulla de ciertos religiosos que no respetan ni los domingos y con parlantes tratan de convencer a sus corderos. En fin, ¿qué autoridad tiene la competencia de ayudarnos? A lo mejor para estos casos también debemos acudir a la capital en busca de soluciones. La Intendencia de Policía del Guayas no puede mover un dedo, los trámites tiene que enviarlos a Quito para la autorización de lo que esta dependencia tiene que hacer; es el colmo. Guayaquil Independiente. Guayaquil por la Patria. No nos queda nada. El centralismo es aberrante, también se denota que las autoridades locales deben amarrarse los pantalones y cumplir con sus competencias o debemos pedir de una vez por todas el federalismo.

Ab. Franklin Lituma M.