Cartas de lectores

La nueva provincia

El convenio entre Prefectura y Municipalidad estará vigente por dos años, tiempo para que el prefecto cumpla su compromiso con los libertenses, entregando obras para su desarrollo

Las bases del anhelo de convertir a Santa Elena, Salinas y La Libertad en una nueva provincia obedecen a la carencia de obra pública que por décadas mantuvo estancado el desarrollo de los peninsulares. En 2007, cuando se creó la provincia, nació la esperanza de cristalizar su justo objetivo; de aquello han transcurrido más de 14 años. Con la presencia del prefecto de Santa Elena, las obras se hicieron realidad en la zona rural, que recibió vías de primer orden, reservorios de agua, gestión ambiental, sistema de riego, desarrollo agropecuario y fomento productivo. Sin embargo, en el cantón urbano de La Libertad, nunca aparecieron obras. El egoísmo y celo político de anteriores alcaldes no permitieron que la Prefectura de Santa Elena invierta recursos. Con diálogo, compromiso y gestión, a inicios de junio, se logró concretar el sueño de los libertenses. La Prefectura invertirá $ 6,2 millones para el mejoramiento integral de 12 barrios, que provocará el desarrollo y mejoramiento de la calidad de vida. Habitantes de Ciudad Deportiva, Autopista, Bellavista, 24 de Mayo, La Unión, Nueva Esperanza, 11 de Diciembre, 5 de Junio y Jaime Nebot, desde la ave. 27 hasta la Diagonal 41 Y desde la calle 18 hasta la 27 y la ave. 31 de los sectores Virgen del Carmen y Jaime Roldós, La Libertad gozará de esta infraestructura, que, según lo planificado se ejecutará hasta febrero de 2022. El convenio entre Prefectura y Municipalidad estará vigente por dos años, tiempo para que el prefecto cumpla su compromiso con los libertenses, entregando obras para su desarrollo.

Enrique Rosales Ortega