Febrero 7: la responsabilidad es de todos

  Cartas de lectores

Febrero 7: la responsabilidad es de todos

Nos encontramos en la recta final del proceso electoral. Elegiremos a dos binomios para que pasen a segunda vuelta y uno será nuestro futuro gobernante cuatro años, cuando el país precisa salir del estancamiento y crisis en que se encuentra y producir crecimiento para reactivar la economía y combatir la recesión y alta tasa de desempleo. Es responsabilidad de todo ciudadano ejercer su derecho al voto como una obligación que nos demanda la patria como buenos ciudadanos. Falta apenas un mes y días para que ejerzamos el derecho al sufragio, que deberá privilegiarse con contenido de ideas, propuestas, soluciones y compromisos concretos de los candidatos presidenciales. Estos deben ser claros, decirnos lo que piensan hacer y cómo. Nuestro voto no debe basarse en falsas promesas que se sabe que no son factibles ni realizables; ya no tenemos más tiempo que perder en demagogia. Ecuador es un país con enorme potencial y grandes oportunidades, por ello requerimos gobernantes con visión de largo plazo, dispuestos a asumir retos y tomar decisiones más allá del interés de su popularidad en el corto plazo, gobernantes que pasen a la historia por haber promovido y enfrentado las grandes transformaciones que el país precisa y que han sido postergadas por malos gobernantes. Con Ecuador no se puede seguir jugando como lo han venido haciendo los políticos de siempre, por ello los invito a informarse y ejercer su voto racional y responsable. Este 7 de febrero acudamos a las urnas, el abstencionismo y voto nulo en nada beneficia a la nación. Solo juntos con nuestra buena decisión sacaremos adelante al país. La decisión es suya y mía. La tarea de gobernar este país no es sencilla, más aún si la tendencia a la atomización en la Asamblea Nacional se mantiene y peor si se acentúa. Es necesario mirar hacia la selección de nuestros asambleístas, pues está claro que el arte de gobernar requiere de un equipo de trabajo sólido, que responda claramente a las líneas de quien elijamos como presidente.

Ec. Mario Vargas Ochoa