Cartas de lectores

Encumbrar a la mediocridad

El combate a la mediocridad radica en designar para puestos claves a personal con conocimientos, experiencia, y orientación profesional afín al cargo

Nada es peor para la administración de un Estado que nombrar mediocres para cualquiera o todas las instancias administrativas. Se encumbra a la mediocridad en gobiernos dirigidos por dogmáticos (mediocres, una mente bien cultivada no es dogmática). Ejemplos abundan: la tiránica URSS de Stalin; Cuba y Venezuela; y se hizo presente en Ecuador por década y media. Los dogmáticos ubican a la lealtad, la afinidad ideológica, la sumisión, como méritos. Esto explica los sonados fracasos de administraciones de ese tipo, y quien sufren las consecuencias es la sociedad. ¿Quién puede justificar que el Che Guevara fuera nombrado ministro de Industrias? El progreso y la prosperidad de una nación es algo directamente proporcional a los conocimientos específicos de quienes conducen los sectores especializados. En Ecuador se encargó al administración del sector petrolero, más de dos años, a alguien que solo exhibía un grado de Bachelor of Arts en Administración de Empresas, sin especialización afín al sector ni experiencia. El encumbramiento de la mediocridad privilegiar la afinidad o la amistad frente a los intereses de un país. Un despropósito que no debe estar en la mente de ningún mandatario: los mediocres son escogidos por mediocres. Los sectores de la sociedad que pueden opinar en diferentes campos deben hacerlo, mantenerse alerta y activos, expresar opiniones, señalar errores y obligar a enmendarlos. Hoy con un nuevo gobierno, debemos hacer saber que estaremos atentos: que opinaremos sobre la calificación de cada designación, pediremos hojas de vida de los funcionarios relevantes que dirijan cada sector. Es cuestionable que sectores técnicos sean manejados por abogados o economistas, que ingenieros tiemblen ante auditorías llevadas a cabo por quienes carecen de conocimientos técnicos apropiados. El combate a la mediocridad radica en designar para puestos claves a personal con conocimientos, experiencia, y orientación profesional afín al cargo.

Ing. José M. Jalil Haas