Crimen organizado

  Cartas de lectores

Crimen organizado

No queremos encontrarnos con asaltantes en buses y patios de comida; aspiramos un mejor lugar para vivir, no queremos que nuestros hijos aspiren droga H. El microtráfico necesita reclutar estudiantes que introduzcan droga en los colegios, la comercialicen, fomenten el consumo y hagan cobranza. Basta asesinar a un estudiante para estimular el reclutamiento. No supimos custodiar los radares antidrogas. Tenemos sicarios extranjeros que cobran más barato y matan al azar sin ser capturados. Esto mejora su hoja de vida delincuencial y su tarifa. El miedo es el arma más poderosa para controlar a las masas. Para asustar a un juez, fiscal o policía bastará una foto de su hijo, nieto. El crimen organizado se ha perfeccionado. Se necesita un nuevo cuerpo legal que proteja la identidad de jueces, fiscales, comisarios, intendentes, policías. Estamos en una guerra desigual contra el crimen organizado. Delincuentes de hace 20 años tenían un código de honor: no mataban niños, ancianos ni mujeres embarazadas. Se necesitan más cárceles de máxima seguridad, granjas agrícolas. El hacinamiento pudre las mentes, perfecciona el crimen y corrompe guías penitenciarios. Ciudadanos indefensos colocan más rejas y cámaras. Si colocas un negocio debes pagar tributo mensual para protección. Estamos en emergencia, se debe destinar recursos a mejorar y ampliar las cárceles, endurecer las leyes; la Asamblea debe agendar como tema número uno la seguridad ciudadana.

Lic. Gunnar Lundh