Ocio

Madrigal: El alma sonora de Nathalia

'Quisiera' es el primer sencillo de su proyecto solista. Con el álbum que prepara conoceremos el lado más íntimo de Juana Monk

Madrigal
Nathalia es integrante de Swing Original MonksCortesía

Nathalia Madrigal abrió de manera metafórica las puertas de su casa, para que cada persona que la escuche con su nuevo sencillo reconozca, de cierta forma, sus memorias y su infancia. Quisiera es el nombre de este tema con el que inicia una etapa más íntima a la que nos tiene acostumbrados.

Choloflix - Zine

El cine nacional ya tiene sus propias plataformas streaming

Leer más

Conocida en la escena independiente como Juana Monk, vocalista femenina de la banda Swing Original Monks, ha recorrido todo el país, Sudamérica y Europa por varios festivales musicales pero desde el 2017, y tras una para creativa de su banda principal, expandió sus ganas de crear. El pasado mes de noviembre mostró el tema que pronto tendrá videoclip oficial. “Es diferente componer en o para un grupo. No siempre todos se van a identificar con temas tan personales y que vaya con el estilo de la banda. Los ‘Monks’ somos más de fiesta, de pensar mientras bailas. Y yo he tenido más influencias íntimas, del bolero sobre todo”, explicó la artista colombiana radicada en Ecuador desde hace 13 años.

Ahora, al llegar a sus 40 años, ha empezado a agradecer con más enfásis cada aspecto de su vida. Su disco que en 2021 espera concluir, va de hacerle homenaje a sus recuerdos, familia y a la vida.

Más allá de los Swing Original Monks

Juana Monk es el nombre artístico que ha acompañado a Nathalia en su paso con la banda, que es un referente en la escena local. En esta nueva etapa ella deja a un lado este apodo para mostrarse más limpiamente. Pero, ¿cómo conviven estas dos identidades artísticas? Ella explicó: “Bueno, Juana sigue estando ahí. Mucha gente me viene llamando así por años y lo chévere de este proyecto es que vuelve Nathalia Madrigal a tomarse su ‘personaje inicial’ (risas) y pues a contar sus historias, sus nostalgias y sus recuerdos”.

En su natal Colombia comenta que allá nadie le dice Juana. El Nathy y el Madrigal son la forma cariñosa en que la llaman. Lo que sí admite que en el escenario Juana tiene una carga teatral. “Es que con los ‘Monks’ aprendí a trabajar este lenguaje más escénico e interpretativo. Era una forma de escudarme en un personaje más decisivo”. 

Música de ‘diciembre’

El proyecto de solista de Nathalia está acompañado del trabajo de producción de Ivis Flies. Además de las intervenciones instrumentales de Carlos Pizarro, Sebastián Game, Miguel Sevilla, Martín Flies y Eleazar Arias. La mezcla estuvo a cargo de Diego Acosta. Ella explica que a todos los contagió y enseñó de lo que ella llama “música de diciembre”, que nada tiene que ver con villancicos y cánticos religiosos. 

Su infancia en Medellín tiene canciones con géneros muy característicos que solo suenan en Diciembre, según recuerda. “En este mes siempre estaban cantando. Era música de los abuelos, como boleros, porros y cumbias. En Ecuador las escuchas en cualquier época del año pero allá empieza el 1 de diciembre y reviven. Madrigal va a tener este estilo”.

La cuarentena como aliada

La nostalgia de Nathalia no es triste. Es de agradecimiento. “Intento valorar todo el pasado que te hace ser lo que eres y resaltar todo ese equipaje”, y con la cuarentena pudo sentirlo más cercano. Fue en este proceso cuando culminó los detalles de Quisiera, su actual sencillo. El videoclip lo grabó junto al mar, en su casa en Ballenita. “Hace mucho tengo este hábito de agradecer todo y definitivamente si no hubiera vivido todo no sonaría a lo que suena. Es el momento perfecto para el tipo de proyecto que tengo”. El álbum aún no tiene nombre definido y baraja la posibilidad de lanzar primero un EP para mostrar sus primeros temas listos.

TercerMundo

TercerMundo: el primer concierto pandémico

Leer más

Fotografías sonoras

En su nuevo álbum Nathalia explora todos sus recuerdos. Nació en Bogotá pero creció en Medellín, de donde es originaria su familia. Luego de estudiar Publicidad, decide ampliar sus horizontes y se muda a Miami, luego a Bogotá. Hace 13 años llegó a Quito y ahora vive en Ballenita. “Siempre he ido coleccionando nostalgia de todo lo que me hacía falta. Siempre como que me fui. Mi infancia estuvo rodeada de mi familia. Mis tíos todo el tiempo cantaban. Lo musical es parte de mis recuerdos y en especial de los diciembres. Que son el mes que más los quiero cerca”, mencionó. Por eso escuchar su disco será como oír fotografías de sus álbumes personales.