Ocio

A Cynthia Naveda el divorcio le enseñó a quererse

No hubo terceras personas ni maltrato durante su relación con Juan Sebastián González.

Cynthia
No sabía lo que era la autoestima cuando estaba casada.Valentina Encalada // EXPRESO

Aunque a la presentadora Cynthia Naveda (31), el 2019 le dejó alegrías, también derramó muchas lágrimas por su separación de Juan Sebastián González (31) con quien procreó a su hijo Maximiliano de 4 años. Trabajó hasta el 27 del mes pasado en el informativo 24 horas de Teleamazonas. Antes fue parte del espacio farandulero Jarabe de pico en ese mismo canal. En 2020 tiene proyectos laborales que espera se concreten.

¿Le costó adaptarse a la formalidad de un informativo?

Nunca tuve que ser diferente, siempre pude ser yo. Al principio me costó un poco, me daba nervios hacerlo mal. Gocé de la acogida del público y con eso me sentí más segura. En los noticieros de la mañana se permite que nos relajemos un poco más. Si no en las otras cadenas no estuvieran Caterva (TC) y La Bombón (RTS).

¿Le dijeron chao en Teleamazonas, se le acabó el contrato…? ¿Cuáles fueron las razones de su salida?

Fue una mezcla de muchas situaciones. En octubre recibí una propuesta de Marketing Worlwide (venta de productos por TV). Hablé con mis exjefes de Teleamazonas, lo que más me convenía, lo más viable era separarme de la empresa. Ahora seguiré con Marketing Worlwide, publicidad de marcas en redes sociales, animación de eventos y proyectos que se darán más adelante. Lo importante es que hay trabajo, estoy tranquila. Muchos creen que si no estás en un canal de señal abierta se acaba el mundo. No es así.

¿Supuestamente en RTS le han hecho una propuesta?

¿Por qué preguntan eso? Gracias a Dios hay proyectos en los que he sido considerada, pero ninguno se ha concretado, puede ser que no se den, además prefiero no entorpecer las negociaciones.

¿Volvería a presentar farándula?

Jamás diré no de manera radical porque nunca se sabe lo que el destino nos tenga reservado. Soy comunicadora social y capaz de enfrentar lo que se venga. Aunque estoy contenta viendo los toros de lejos en estos momentos de mi vida.

¿Recuerda cuándo se casó?

(Piensa) El 24 de septiembre del 2014. Además fuimos novios durante 3 años.

Está atravesando un divorcio, ¿por ello usted no quiere estar en la mira?

A1-6004711 (16004711)

Cynthia Naveda, separada

Leer más

¡Claro! Es doloroso ver que a los hijos les afectan nuestras decisiones. Los niños de ahora no son como los de antes, les llega información por todos lados. Las separaciones son complicadas, viví un luto. Ha sido un proceso de más de un año.

¿Cuáles son los motivos que los llevó a tomar esa decisión?

Es complicado hablar de una sola razón. Hicimos de todo para evitar separarnos, incluso acudimos a terapia. No buscamos la solución más fácil.

¿Hubo celos o maltrato?

No existieron terceras personas, infidelidades. Nunca hubo celos profesionales. No podría estar con alguien que no le agrade mi trabajo. Llevo 14 años en la comunicación. Yo soy celosa, pero lo normal. No enferma. No hubo maltrato. Las parejas antes de caer en eso es mejor que se separen.

Algunas figuras femeninas son las que mantienen el hogar, ¿este era su caso?

En una relación siempre hay un líder como en cualquier equipo. Cuando alguien es líder se nota y en este caso se notaba. Juan Sebastián trabajaba pero es diferente cuando nos apasiona lo que hacemos.

Siempre las experiencias dejan una lección. ¿Cuál fue la suya?

Aprendí a quererme, aprendí lo que era amor propio y autoestima.

¿Antes no lo sabía?

Siempre me relegaba a un segundo o tercer plano. Entendí que amarme, quererme no es egoísmo, tampoco es creerme la última Coca Cola del desierto. Tener amor propio es respetarse. 

Ver esta publicación en Instagram

Mi Juan Pueblo ❤️

Una publicación compartida por Cynthia Naveda Ferrin (@cynthianaveda) el

¿Cómo se le habla a un niño de 4 años sobre la separación de sus padres?

Con la verdad y de una manera que él lo comprenda. Mi hijo sabe que sus padres están separados, pero tiene claro que no hemos dejado de ser una familia. Recibe mucho amor y atenciones. Desde el primer día buscamos ayuda profesional. A pesar de lo doloroso que es esta situación me siento orgullosa de mi familia porque supimos manejarla. Ambas partes hemos sido respetuosas para evitar que a nuestro hijo le afecte. Tenemos claras las cosas para que no se salgan de las manos. Juan Sebastián es un gran papá.

¿Lloró mucho?

Bastante, el 2019 hubo alegrías, pero también muchas lágrimas.

¿Ya salió el divorcio?

Todo está hecho y todo ha sido rápido porque fue de mutuo acuerdo, no hubo bienes que repartir. Solo nos casamos por lo civil. Él ya no vive en Ecuador.

¿Su corazón está abierto para amar de nuevo?

Tal vez en algún momento me vuelva a enamorar. Alguien llegará. Espero que cuando exista otra relación se enteren cuando ya vaya a contraer matrimonio (risas). Quisiera tener dos hijos más, una niña sería maravilloso. Yo me voy a casar el eclesiástico, se lo prometí a la Virgen. Ella me dará un hombre con el que pueda hacerlo. Las parejas deben conocerse antes de dar este paso y si detectan pequeños problemas cuando son novios, estos seguirán en el matrimonio. Deben abrir los ojos porque nada desaparecerá.

Siempre la han comparado con Marián Sabaté, ahora ambas atraviesan una separación y un divorcio.

No soy la persona indicada para hablar de su vida sentimental o la del resto. No tengo la mejor experiencia (risas). Ella es feliz y no le importa lo que le digan. Marián es así. No le interesa si la gente o sus amigos se paran de cabeza. Habrá personas a las que les choque, pero eso es problema del que comente en contra. Marián no se complica. La veo contenta en redes sociales y que lo disfrute mientras dure. Si con Kikín Mero no funcionó y quiere darse una nueva oportunidad en el amor, pues que se la dé.

Aparte de la TV, ¿existe otro proyecto pendiente?

Pronto lanzaré un emprendimiento relacionado con moda. No quiero dar muchos detalles porque después se hace agua. Es un negocio con mi familia.

Foto de Sistema Grana (30960619)
No descarta volver a enamorarse.VALENTINA ENCALADA