Cultura

Un museo recopila objetos que se usaban a inicios y mediados del siglo XX

Planchas a carbón, faroles a queroseno, tocadiscos, entre las colecciones que se muestra. El Museo Rumiñahui cuenta con siete salas.

MUSEO ANTIGUEDADES
Muestra. Las máquinas de coser son unas de las más admiradas por quienes visitan el lugar.CORTESIA / EXPRESO

Llegar al Museo Rumiñahui, en la provincia de Tungurahua, es arribar a un espacio particular. Reúne objetos de uso cotidiano, de un pasado reciente, pero del que muchas generaciones actuales acostumbradas a la informática, desconocen.

A1-5465412 (15465412)

Más de 60 obras recopilarán la historia del arte guayaquileño

Leer más

Una de las salas contiene antiguos utensilios domésticos como: planchas de carbón, máquinas de escribir mecánicas, antiguas y pesadas radios de hace más de 60 años, las primeras televisiones b/n de tubos, y otros por el estilo.

Según Luis Lara, docente y creador de la casa cultural, desde los 10 años empezó a reunir objetos antiguos que le regalaban. Además buscaba restos arqueológicos en excavaciones, que realiza con su padre desde hace medio siglo y continúan hasta la actualidad. “El lugar guarda los objetos como un legado para futuras generaciones”, acotó Lara.

OBJETOS 12
Utensilios. Luis Lara muestra una antigua plancha de la colección de antigüedades, algunas pasan los 100 años.CORTESIA / EXPRESO

La casa es colonial, tiene estructura de madera, ladrillos, bloques y tejas. Varias piedras de diferentes formas y colores delimitan el camino y reciben al visitante. En otra de las salas se exhiben las culturas y tradiciones de los pueblos andinos, a través de vestigios dejados por aborígenes de la zona. La casa cultural es la única del sector, donde se rememora la historia y tradiciones, aparte de una galería de máscaras cercana. Está ubicada en el barrio San Juan, parroquia San Miguelito, a diez minutos de Píllaro.

Culturas. A un kilómetro del sitio se encuentra La Plaza de la Resistencia Indígena, fue el primer centro de adoración de los puruháes y panzaleos.

Sixto Naranjo es quien donó dos objetos expuestos, “eran de mis padres y los tenía guardados como recuerdo y, para que se conserven mejor los doné. Entregué al museo un radio, una plancha a carbón, entre otros objetos. He ido al sitio y observé que hasta los tienen funcionando, así se van a conservar mejor”, concluyó.

Carlos Espín, un guarandeño con 10 años viviendo en Píllaro, aficionado a coleccionar artículos de otros tiempos, compró una máquina de coser antigua y junto a un viejo molino que conservaba en su domicilio los donó al director y creador del museo, para que permanezcan a través del tiempo.

FAROLES VALE22
Lámparas. Iluminación. Los faroles de keroseno servían para alumbrar.CORTESIA / EXPRESO

La idea del museo es recuperar la memoria histórica y, dejar testimonio de aquellos personajes que aportaron a la historia de la cultura del cantón. Se proyecta a futuro aumentar una sala, donde se exhiban objetos antiguos, con los nombres de quienes los donaron.

Algunos artefactos donados

Hay una colección de planchas antiguas, algunas pasan los 100 años de existencia. Son de distintos modelos, desde las que solo calentaban el carbón en la parte plana, y las que se llenaban con carbón de leña; hasta las primeras planchas con un tanque de queroseno, combustible que desapareció décadas atrás con la aparición del gas licuado de petróleo. Además hay máquinas de coser, algunas con más de un siglo de existencia. Para poner los artefactos en funcionamiento requieren ser movidas manualmente y luego a manivela, constituyéndose en ejemplos de lo que fue la manufactura industrial del pasado. Entre las salas hay arqueología, filatelia y numismática, biblioteca, fósiles y minerales.