Ocio

Bustabrothers: Tik Tok los convirtió en empresarios

Los hermanos quiteños tienen más de 17 millones de seguidores en la red social de microvideos. Su rutina familiar ahora es marcada por el trabajo de la creación de contenido

Bustabrothers
David y Kelly Bustamante son los Bustabrothers.Cortesía

Los hermanos Bustamante, Kelly y David, son los ecuatorianos con más seguidores en Tik Tok. Sus más de 17,3 millones de fans los respaldan, además de los 327,3 millones de likes que han recibido en la plataforma.

Los quiteños de 19 y 13 años, tienen muchos planes y trabajo, los cuales les llegaron junto con la fama que, sin querer, consiguieron al subir videos de comedia espontáneamente.

Sus bromas y parodias de audio les gustó a las personas que iban probando Tik Tok hace casi dos años cuando comenzó a hacerse popular. Al mes superaron los 100 mil seguidores y de ahí todo ha ido creciendo.

Ellos son muy unidos y es un trabajo en equipo. En esta entrevista explican cómo es su característico sentido del humor y su relación. Kelly, al ser la mayor, tiene más responsabilidades. Es la que edita todos los videos y junto con su mamá Edith Sinche, quien tiene las mejores ideas. David por su parte es el ‘divo’, el que tiene más libertad para jugar ya que su responsabilidad mayor son sus estudios. Las bromas entre ellos no acaban y si uno se queda callado siempre está el otro para responder con la palabra exacta.

En esta conversación nos explican sus nuevos proyectos que incluyen prepararse más en la actuación, hacer contenido para otras plataformas y también una línea de ropa. “Estamos en reuniones con cosas nuevas pero lo que más pronto sale es nuestra línea de productos. Serán camisetas, hoodies y shorts a nuestro estilo”, explicaron.

Grabar los Bustabrothers ha dejado de ser un pasatiempo y ahora es una empresa familiar en donde junto a sus papás están convirtiendo su talento y exposición en su carrera profesional.

Ingnacia Antonia

Ignacia Antonia: “La actuación es mi siguiente gran paso”

Leer más

Pasaron del total anonimato a que más de 17 millones de personas esperen sus videos cada día. ¿Cómo es este cambio para su vida?

K: Es tremendo. Nosotros éramos los que tomábamos la foto a la familia, mas no los que salíamos tanto en ellas. Y ahora nos la piden a nosotros. Es genial. Esto se convierte en una responsabilidad, en un trabajo, porque tenemos que subir clips todos los días. Tenemos que sacar tiempo de donde sea. Hemos tenido un gran cambio en nuestras rutinas y es proporcional al cariño que tenemos de la gente.

¿Cuándo se dan cuenta que esto pasó a ser un trabajo de tiempo completo?

K: Cuando fuimos a nuestro primer evento. Era de tiktokers, en un parque, nada muy elaborado. Fuimos y no nos esperábamos nada. No queríamos tener esta idea de que iban a pedirnos fotos, pero de la nada llegaron muchas personas y no podíamos movernos. Se aglomeraron para las selfies y comenzó a llover y no podíamos decirles que no. Desde ahí dijimos que era una responsabilidad.

¿Y cuántos seguidores tenían?

D: Ya habíamos conseguido los 100 mil seguidores. Fue al mes de empezar a subir videos diarios. Fue hace casi 2 años cuando empezó a funcionar Tik Tok.

Lunay

Lunay: El niño sexy del reguetón tiene ganas de crecer

Leer más

Pero el trabajo también tiene su recompensa. ¿Cuándo llegó su primer sueldo?

D: La verdad es que me compré mi sueño, mi primera PlayStation. Antes se los pedía a mis papás pero yo lo usé para eso.

K: Ese sueldo salió de nuestro primer contrato. Fue una empresa colombiana de galletas. ¡Fue wow. Para nosotros era gigantesco lo que íbamos a ganar! Y yo me compré un celular nuevo, y así hacer más contenido. El otro ya estaba viejito (risas). Pero incluso le tuve que prestar a David para poderlo pagar. Y ya le devolví lo que le presté porque me cobraba todos los días. (Risas).

¿Cómo es un día de trabajo de ustedes?

K: Es tenaz. Pero David pasa relajado.

D: Yo sí paso más tranquilo (risas).

K: En la mañana, justo después de levantarme, contesto todos los mensajes y algunas llamadas. También hay reuniones de trabajo y ya luego me conecto a mis clases. Estoy estudiando Marketing. Cada vez tenemos más proyectos, entonces si en la tarde no grabamos vamos a reuniones con algunas marcas o estamos haciendo algo para los proyectos que próximamente vamos a lanzar.

D: Yo tengo clases del colegio y luego grabamos en la tarde. Después me duermo y hago tareas.

Ustedes son de las personas con más seguidores del país. ¿Existe una comunidad de tiktokers local?

K: En lo nacional es muy difícil como considerar una comunidad de tiktokers. Si tenemos un referente es Kevlex. Aquí no está tan explotado como en otros países. En México es tan grande la plataforma que incluso en las calles hay cabinas para hacer clips para tus plataformas y las marcas valoran mucho su trabajo. Nosotros no recibimos mucho odio pero hay críticas de las personas que no entienden la plataforma. Nuestro contenido es lo más familiar posible.

Cuando hay críticas, ¿cuál es el comentario que más se repite?

D: Me dicen que tengo cara de rata o que parezco cuy (risas).

K: La verdad es que hay gente que solo comenta para enviarle odio a lo que ven. No hay mucho en nuestro caso. A mí me dolió mucho un comentario de una cuenta anónima que decía que yo me conocía de un taller de actuación y que era muy creída. Pero con otras palabras más fuertes. Pero por mi mente solo pensaba quién era para pedirle perdón. A quien ofendí tanto porque aún se acordaba y yo solo he estado en dos cursos. Muchas de las personas comentan algo feo solo para que les respondas. Su objetivo es ser tomado en cuenta.

Camila Cabello

Camila Cabello le pone un alto a las críticas por su peso

Leer más

Ser influencer es también asunto de preparación

Aunque en sus perfiles todos sus videos son de comedia, algunos tienen publicidad o marcas relacionadas. Sin embargo, esto no se nota. Kelly, que en septiembre ingresará al tercer semestre de la carrera de Marketing, explica que las cosas hay que tomárselas en serio. “Algunos expertos consideran que hacer marketing de influencers no es bueno, porque ellos no se preocupan por lo que pasa más allá con la empresa. En nuestro caso no es así, ya que tenemos contratos a largo plazo. Nos preocupamos mucho por cómo ven a la marca, que el contenido sea bueno. Nosotros hablamos con ellos, les explicamos lo que está en tendencia y lo que está funcionando. Muchas veces no conocen el lenguaje de las redes y recién están asimilando la plataforma cuando nosotros ya la conocemos. Por lo que a veces creen que hacer publicidad es igual a un infomercial de televisión cuando en redes sociales es muy diferente. Siempre tratamos de ayudar explicando estas diferencias”, acota segura.

La clave de nuestro éxito es nuestra hermandad. Aunque parezca que no nos llevamos bien, nosotros somos muy unidos. Además de las caras graciosas de David. Somos originales y como nos ven en videos somos en la vida real.

Bustabrtohers