Guayaquil

Trescientas nuevas plantas crecen a orillas del estero Salado

La jornada es parte de una iniciativa climática global. Se espera sembrar en total, 5.000 árboles de mangle en el ecosistema. medio

Estero Salado
Hoy se sembraron las especies a orillas del Parque LinealValentina Encalada

Hace apenas una semana, en la Universidad de Especialidades Espíritu Santo se realizó un congreso sobre los manglares. Allí, Natalia Molina, directora del proyecto Manglares del Ecuador, habló de la importancia de este ecosistema. Los catalogó como una fuente

de vida. No solo porque almacenan cinco veces más carbono que cualquier otro ecosistema: mitigan el calentamiento global, sino porque sustentan la mayor diversidad biológica.

Hoy en el mundo y en el marco de la campaña 6d it’s NOW, cientos de personas alzaron su voz para exigir medidas que ayuden a combatir el cambio climático. Unos lo hicieron a través de manifestaciones y otros, como sucedió en Guayaquil, generando acciones de alto impacto que le apuesten al cambio. En el Puerto Principal la misión fue precisamente la de recuperar el manglar del estero Salado. 

El estero
Antes de empezar a plantar las semillas, los participantes limpiaron el terreno.Valentina Encalada

El encuentro fue en el Parque Lineal de la ciudadela Kennedy. Y allí, donde los alumnos de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol), del Instituto Superior Tecnológico Vicente Rocafuerte, de la UEES y la Universidad de Guayaquil trabajaron en conjunto; se sembraron 300 semillas de plantas de manglar que fueron cuidadosamente recogidas en el sitio. Estas se encontraban esparcidas en el suelo. La labor de los estudiantes fue la de confirmar que no estén infestadas (por un escarabajo), a fin de plantar únicamente las sanas, precisó Daniel Ortega, docente de la Espol y coordinador de la iniciativa, liderada por la organización Estero Salado Waterkeeper; que apunta a sembrar 5.000 plantas de manglar en los ramales del Salado, hasta diciembre del 2020. 

Así, estudiantes, como Allyson Paredes Bravo (Espol) y Marlene Chávez (UEES), minuciosamente revisaban que las semillas no tengan orificios, lo que implicaba que estén sanas. Luego las plantaron. ¿Habrá que venir a regarlas?, preguntó Chávez. No, contestó Natalia Molina, docente de la UEES, al hacer hincapié en que no habrá necesidad de hacerlo, puesto que con el cambio de marea, el agua subirá y bajará, y la semilla germinará.

"Estamos viviendo una crisis climática a nivel mundial, entonces como alumnos de la carrera Turismo nos hemos unido a esta iniciativa para recuperar al estero Salado".Giovanna Cordero, rectora del Instituto Superior Tecnológico Vicente Rocafuerte,
Estero Salado
En la imagen, constan las semillas que se recogieron a orillas del manglar.Valentina Encalada

A la jornada llegaron también activistas y residentes de la Kennedy y otras ciudadelas aledañas. 

Carolina Palacios, habitante de Urdesa, fue una de ellas. “Estoy aquí porque sé que al recuperar el manglar, el Salado se limpiará y hasta el clima de Guayaquil mejorará. Acciones como estas deben ser permanentes y replicables. Las necesita el planeta. Que estemos cientos hoy reunidos en este lugar, evidencia que queremos vivir. Hay que abrir los ojos”, agregó.

Para Molina, quien a medida que se desarrolló la jornada iba explicando uno a uno los procesos y las bondades que tienen los manglares, que en Ecuador se han perdido en un 27 %, sería ideal que se construyan canales desde el centro del manglar a las orillas, que permitan mantener humedecidas de forma permanente el área. 

"Si bien los cambios en la marea ayudan, hay zonas donde el agua no siempre llega. Un canal lo arreglaría todo. Con ello incluso no habrá necesidad de sembrar más. Y es que las semillas que se caigan, lo harán en el agua y volverán a germinar", explicó la también científica.  

Entre los planes que incluye la iniciativa, consta que los participantes de los congresos que se realicen en la ciudad se conviertan en embajadores. "Queremos que cada vez que se de uno, los participantes -locales y extranjeros- vengan y siempre una planta de manglar. Así ellos harán suyo este mensaje y lo transmitirán en sus países. La ayuda será mayor y compartida", dijo Ortega.

Estero Salado
Por alrededor de dos horas, los alumnos se dedicaron a sembrar la semilla de la planta de manglar.Valentina Encalada

Este 6 de diciembre, 250 proyectos simultáneos (hitos de acción climática) se ejecutaron en más de 94 países mientras los líderes mundiales discuten y deciden respecto al futuro del planeta durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático de 2019 que se desarrolla en Madrid hasta el 13 de diciembre.