Buenavida

Persona difícil, ¿yo?

Los individuos irracionales se dejan llevar más fácilmente por sus emociones, creando malestar en quienes les rodean. Deben aprender a controlarse.

Hombres y mujeres pierden el control de sus emociones en algún momento de sus vidas
Tratar con una persona irracional puede ser muy frustrante..Internet

Existen personas que suelen ser molestas o al menos agotadoras de tratar. Reaccionan de manera exagerada ante nimiedades, dotando de alarmismo la situación y creando un ambiente tenso para todos.

Quienes presencian la escena notan que se está actuando de manera poco racional, pero difícilmente logran que dicha persona lo reconozca porque lo siguiente que suele suceder es que ante cualquier tipo de comentarios reaccione a la defensiva. Llevando el problema, si es que lo hubo, a un terreno más personal. Tomando la intervención de otros como una afrenta.

Hay situaciones más difíciles de tratar que otras. Momentos más delicados que otros.

Puede que estés ante un cliente que está reaccionando desmesuradamente porque el aparato que compró no funciona bien, o que estés hablando con tu pareja y te esté “armando una escena” por una tontería. O quizá es un conductor que te está gritando furioso porque no le has cedido el paso en una zona en la que tú tenías preferencia.

Estas personas que se comportan de forma irracional pueden parecer frustrantes. Y es cierto que lo son. Pero el primer paso para aprender a tratar con ellas es darse cuenta de que no son tan diferentes a ti.

Todos tenemos una parte irracional, solo que algunos la controlan mejor que otros.

Las personas difíciles o irracionales a menudo no piensan en lo que dicen. Su impulsividad los lleva a decir lo primero que les pasa por la cabeza, sin pensar en cómo pueden hacer sentir a los demás o las consecuencias que aquella actitud puede traer.

  • Es decir, las personas irracionales se dejan llevar más fácilmente por sus emociones y tienen un menor control sobre sus reacciones, por ello a veces llegan a comportarse de forma agresiva o impulsiva. No son en esencia “malos”, es sólo que les falta aprender a gestionar sus emociones.

Ahora bien, todos conocemos unas cuantas personas en nuestro entorno que responden al perfil anteriormente descrito. Pero ¿qué pasa si casi todos los que conoces se comportan de manera difícil? Atento porque en ese caso, lo más probable es que seas tú quien esté actuando de forma irracional y no lo has notado. O te has negado a reconocerlo.

Reflexiona acerca de tu conducta e identifica si te está generando mucho malestar, alejándote de los tuyos o privándote de disfrutar de la vida. Si es así, siempre es un buen momento para buscar ayuda