Walter Spurrier: “Es probable otra reforma tributaria”

  Actualidad

Walter Spurrier: “Es probable otra reforma tributaria”

La situación. Son varios los factores de análisis de la economía nacional.

Año electoral. Año complicado. Muy complicado está el 2016, pero se pondrá peor en lo que queda, hasta coronar diciembre, donde el Gobierno debe cumplir con el pago del décimo a los empleados y pagar intereses de la deuda. De eso habla Walter Spurrier Baquerizo a Diario EXPRESO.

La economía decreció el 3 % en el primer trimestre y un rubro preocupante es la inversión o formación bruta de capital fijo. ¿A qué estamos abocados?

Es una espiral que va bajando. Estuve reunido con el presidente de uno de los cinco bancos más grandes y él me decía: “tres o cuatro clientes que están entre las diez empresas más grandes del país, mis “A” mis número uno, uno, me están prepagando los créditos y les he dicho no te preocupes tienes abierto el crédito: ¿cuánto más quieres de crédito? porque tengo plata para prestarte lo que quieras; ¡no!, me dicen, me está sobrando la plata porque estoy vendiendo menos”. La economía se va desinflando, necesitamos algo que compense y lo que podría hacerlo es el crecimiento de las exportaciones.

En el Gobierno pasa lo contrario, se está financiando con créditos caros...

Esta situación debe resolverla por las buenas o por las malas. El país no puede vivir como está porque la economía podría terminar colapsando como en Venezuela, no puede seguir endeudándose todos los años como se ha endeudado este 2016, con una economía contraída y falta de confianza.

Entonces el Fondo Monetario y una reforma tributaria nueva son opciones todavía...

El Fondo es una opción que no se la toma por razones políticas; como ya ha hablado tanto (el Gobierno) no quiere parecer haciendo pactos con el diablo; ha habido esta entrada por la puerta de atrás del Fondo que ha sido el crédito este de emergencia y ya hay relaciones formales con él, que empezó, por primera vez en el Gobierno de Correa, a hacer informes de la economía; ya hizo el correspondiente al 2016 y ahora debe estar preparando el de 2017. Contrario a lo que se piensa, van a haber probablemente nuevas reformas tributarias. El Gobierno verá cómo no golpea al público, ya con el pretexto del terremoto subió el IVA, sino, no lo hubieran tocado, creo yo; pueden aprobar la ley de herencia, de plusvalía o cosas por el estilo para decir “vamos a tener ingreso de los ricos para el pueblo”; eso es muy posible.

Es un año político también y ya el precandidato Guillermo Lasso ha dicho que la deuda -los papeles emitidos esta semana- son ilegítimos y que él, si gana, no los pagará. ¿Tiene eso un impacto en el inversionista?

Pienso que sí. No solo que es (Lasso) el candidato que a estas alturas parece más opcionado, ¡es además banquero! Si eso dice él qué dirán los otros. Su objetivo es decir no le sigan prestando porque eso friega al próximo Gobierno; muchos inversionistas van a decir, el riesgo es mayor de lo que había pensado.

¿Se espera un 2017 negativo por la reducción de las inversiones; el 2018 cómo sería?

Si el próximo Gobierno comienza generando optimismo, es posible que el 2018 sea un buen año. Tenemos un problema adicional: los costos tan altos. Ahora resulta que hay chacras en Carchi que están vendiendo cerdos como que si las cerdas que tienen estuvieran pariendo todos los días. Los traen de contrabando y los venden como nacional. ¿Eso cómo lo vamos a ir resolviendo? Porque es un problema demasiado grave.

AWalter Spurrier le gusta lo que hace Guillermo Lasso: un candidato que tiene gente trabajando y que tiene contactos con Sebastián Piñeira (expresidente chileno) y Mauricio Macri (presidente argentino). “Él no va a llegar a ver qué hace, llegará a hacer”. Y lo primero que buscará es inyectar optimismo. “Tiene que dar alguna movida que cause optimismo”.

El Gobierno se ufana de traer inversión y, de hecho, hay inversiones chinas...

En el sector metalmecánico las empresas chinas que tienen llave en mano para hacer obras, traen cosas que nosotros las podemos hacer; incluso -me han dicho empresarios- que traen cosas que ofrecen en el mercado, liberadas de impuestos, pero que si las trae el empresario ecuatoriano paga aranceles; eso es competencia desleal . Hay que saber calibrar para que no tengan tantas ventajas.

Usted dice que la opción es exportar...

Es la salida. Pero estamos perdiendo los mercados buenos y vendiendo a los malos, estamos perdiendo competitividad con Costa Rica y Colombia en el caso del banano; en el caso del camarón estamos yendo para atrás, se están desplazando las ventas de Estados Unidos a Vietnam y ellos revenden a China. Estamos perdiendo competitividad porque resulta muy caro pelar el camarón en Ecuador y es peligroso eso porque esos países son competidores nuestros.