Los Vergeles, obligado a utilizar las tricimotos

  Actualidad

Los Vergeles, obligado a utilizar las tricimotos

Las tricimotos se han convertido en el principal medio de transporte para los residentes de Los Vergeles que buscan dirigirse hasta la avenida Francisco de Orellana.

Situación. Las tricimotos se han incrementado en Los Vergeles, a raíz de la falta de unidades de la línea 22.

Las tricimotos se han convertido en el principal medio de transporte para los residentes de Los Vergeles que buscan dirigirse hasta la avenida Francisco de Orellana.

El motivo: las unidades de la línea 22 no abastecen a este sector del norte de Guayaquil.

Es común observar que en medio de un bus circulen hasta una decena de los livianos e improvisados vehículos.

“Es un peligro circular en tricimotos, porque ciertos conductores irrespetan las normas de tránsito, pero qué podemos hacer”, opinó Lorena Yánez.

Los problemas en Los Vergeles empezaron a finales de noviembre del año pasado, cuando la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) retiró los buses de la línea 63, tras comprobar que no contaban con el aval para circular en el interior de Los Vergeles.

La única autorizada para cumplir con el itinerario era la línea 22. Pero los usuarios indican que estos demoran en completar el recorrido.

Uno de los justificativos de los dirigentes es que cuentan con solo 17 unidades, por lo que se comprometieron a adquirir otros 10 vehículos.

Sin embargo, hasta la fecha no incorporan los nuevos automotores, y el servicio no ha mejorado. La falta de buses es evidente, especialmente en la mañana y noche.

El dirigente de la línea 22, Juan Carlos Guevara, reconoció los inconvenientes. Señaló que se postergó la adquisición de los vehículos al no lograr incluirlos en la fase del Plan Renova del año pasado.

Guevara espera que en esta nueva fase, que arrancó en abril, ellos estén entre los transportistas favorecidos. “Los socios están tramitando la documentación para contar pronto con las unidades”, afirmó.

La línea 22 solicitó a la ATM que les permita circular en vías alternas del centro de la ciudad, pues los conductores alegan que tienen problemas con el tiempo del recorrido, especialmente en zonas regeneradas.

El jefe de Transporte Público, Fernando Amador, indicó que la línea 22 tiene la autorización para incrementar el número de buses, por lo que espera que pronto solucionen el inconveniente.

El funcionario considera que las tricimotos brindan un servicio alternativo hasta que se complete la labor que esta debe ofrecer en el interior de la ciudadela afectada.