Actualidad

...las plusvalias

Resulta incomprensible pensar que un gobierno se pueda equivocar dos veces con relación a un mismo tema, como el conflictivo proyecto de “Ley orgánica para evitar la especulación sobre el valor de las tierras y fijación de tributos”, que sigue teniendo un contenido fiscalista y una propuesta confusa para evitar la especulación de bienes inmobiliarios. Al respecto, hacemos algunas puntualizaciones conceptuales que permitan al lector comprender los mercados del suelo y de la vivienda en una formación social y sus dinámicas.

Primero, la tierra no es un bien producido socialmente, pero en los procesos de producción o de ocupación se producen rentas y estas se transforman en precios. Desde David Ricardo y hasta la actualidad, en las Ciencias Económicas se generan discusiones sobre “las rentas del suelo”, tanto rurales como urbanas.

Segundo, en la ciudad capitalista, como construcción-deconstrucción social e histórica, se producen una serie de submercados del suelo y la vivienda, formales e informales, pero que actúan de manera articulada a base del lucro y la especulación inmobiliaria; son mercados altamente imperfectos, de características oligopólicas y segmentados según demandas efectivas.

Tercero, el funcionamiento de estos submercados provoca la participación de una serie de operadores, como propietarios territoriales, fraccionadores, lotizadores, urbanizadores, constructores, promotores inmobiliarios, financistas, corredores de bienes raíces; privados y estatales, formales e informales, que conforman las cadenas de valores y precios, aprovechando la desigualdad social y segregación residencial.

Cuarto, el bien inmobiliario tiene una larga vida útil y, por ende, todos los equipamientos e infraestructuras urbanas, que son de consumo colectivo. La inversión desvalorizada del Estado, según Ch. Topalov, debe ser recuperada por la sociedad y no por el capital financiero.

Quinta, las dinámicas diversas de los submercados inmobiliarios exigen un fortalecimiento institucional de los GAD y un reforzamiento de su talento humano.

colaboradores@granasa.com.ec