El periplo tecnologico de una vida marciana

  Actualidad

El periplo tecnologico de una vida marciana

La ficción nos convence cada vez más de que una visita extraterrestre es posible. La ciencia dice que necesitarían herramientas tecnológicas con un siglo de adelanto.

El periplo tecnológico de una vida marciana

Si los habitantes de otro planeta decidieran visitarnos deberían contar con: un transporte que alcance o se acerque a la velocidad de la luz, técnicas de hipersueño, proteínas capaces de transformarse en alimentos, cerebros computarizados, superarmas, entre otros recursos. Como mínimo, un siglo de ventaja en términos de innovación.

¿Pero de dónde surgen estas conclusiones? Este mes se estrenó la película ‘Life’ o ‘Vida inteligente’, la cual presentó como argumento la posibilidad de que la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés) se encuentre con la primera prueba de vida extraterrestre y que esta vida, literalmente, se les escape de las manos y demuestre una inteligencia inesperada, hasta el punto de poner en riesgo a la Tierra.

A raíz de este estreno, la Universidad Complutense (Madrid) publicó un análisis denominado ‘Retorno de muestras de Marte: visión científica vs. interés público’. Lo dirigió Felipe Gómez, experto en Planetología y Habitabilidad del Centro de Astrobiología.

Este estudio señala cinco pautas para deducir cómo podría ser la innovación de una civilización alienígena: combustible eficiente, salud de acero, máquinas ultrainteligentes, alimentos in vitro y armas nivel 10.0 (inimaginables en la Tierra).

Si estos seres llegan a nuestro planeta, quiere decir que tienen una tecnología mucho más avanzada que la nuestra y por eso serán ellos quienes pongan las reglas, sostiene el estudio de la Complutense y Jill Tarter, del Programa de Búsqueda de Vida Extraterrestre.

Pero queda mucho para que descubramos vida extraterrestre. ¿Cuánto? Si el espacio fuera como los océanos, apenas se ha analizado el contenido de un vaso.

5 innovaciones básicas que deberíamos esperar en una visita extraterrestre

Combustible eficiente y ligero

Una civilización ajena, de querer visitar la Tierra, debería contar con un sistema de energía sumamente eficaz que le permitiera viajar a velocidades próximas a la de la luz. Su combustible no debería pesar mucho, ni ocupar gran espacio, ni tampoco representar un peligro para la nave. El cohete Saturno V, por ejemplo, que impulsó al Apolo 11 a la Luna, llevaba más de dos millones de kilos de combustible, de acuerdo con la NASA. Las opciones, por lo tanto, es que los marcianos hayan desarrollado un sistema de combustible con paneles solares con una mayor eficiencia, o dominar el arte de los agujeros de gusano para trasladarse entre regiones muy distanciadas.

Salud de acero y longevidad

Unos visitantes alienígenas que alcancen tal desarrollo en la forma de transportarse, lo deberían hacer en todos los campos. En lo que respecta a la medicina hay tres opciones. La primera es que hayan conseguido una técnica de hipersueño que les permita hibernar durante las décadas que duraría su viaje. La segunda es que, mediante la genética y la medicina, hayan conseguido burlar el envejecimiento y las enfermedades vinculadas (trastornos neurodegenerativos, por ejemplo) para alargar su vida en siglos. Y la tercera es que no viajen ellos, sino que envíen su cerebro en un ordenador, lo que significaría que para ellos nuestros ordenadores más avanzados serían como una calculadora.

Máquinas ultrainteligentes

Uno de los ordenadores más potentes del mundo en 1993, el TMC CM-2, era capaz de realizar cerca de 7.000 millones de operaciones por segundo. En el 2015, el Galaxy S6 era cinco veces más potente y la PlayStation 4, 200 veces más. Ambos gadgets son miles de veces más económicos y ocupan un mínimo espacio en comparación con el superordenador. Entonces no es disparatado asumir que si los extraterrestres nos visitan, nos llevarían al menos un siglo de adelanto tecnológico. Sus máquinas nos mostrarían un futuro que ahora nos parece inconcebible. Y de la mano de ello, iría la inteligencia artificial. De hecho, puede que no nos visite un marciano, sino una Siri del espacio.

Alimentos de laboratorio

Para mantener vivos a los seres que viajen durante décadas a bordo de una nave, será preciso crear un sistema de alimentación muy avanzado. Es decir que las lechugas que han logrado crecer con condiciones marcianas no serían nada. Necesitarían proteínas que se desarrollen en placas Petri y de las cuales se pueda obtener una hamburguesa, por ejemplo, sin llevar a un animal al espacio. Así como frutas y verduras que crezcan bajo gravedad cero y, por qué no, un helado que soporte todas las temperaturas.

Armas que no existen en la tierra

Los expertos afirman que el grado de desarrollo de una tecnología va acompañado de un incremento en su humanismo... pero los marcianos no serían humanos. Si llegaran para conquistar la Tierra, como siempre lo ha planteado la ficción, deberíamos enfrentarnos a sus armas. El juego ‘Prey’ (que se lanzará en mayo) habla de armas como el ‘Psicoscopio’ (un dispositivo que permite leer la actividad cerebral y conocer las intenciones de la otra persona o ser vivo) y ‘TranScribe’ (un gestor de cambios genéticos, para editar el ADN del humano y volverlo mitad extraterrestre).