Actualidad

Los padres discrepan; los jovenes si estan de acuerdo

La regulación de las tareas escolares en todos los niveles de educación en el país ha originado comentarios a favor y en contra por parte de los padres de familia. (Ver debates sobre el papel).

Recreación. Aprovechando estos días de vacaciones, Ariel y Bruno Vinueza disfrutan de su tiempo libre.

La regulación de las tareas escolares en todos los niveles de educación en el país ha originado comentarios a favor y en contra por parte de los padres de familia. (Ver debates sobre el papel).

No obstante, la mayoría de estudiantes consultados por Diario EXPRESO está de acuerdo con la medida, porque aseguran que ahora podrán descansar un poco más en casa y desarrollar otras actividades, luego de la jornada académica.

Según lo dispuesto por el Ministerio de Educación, la medida será obligatoria para instituciones fiscales, municipales, fiscomisionales y particulares, a partir del actual año lectivo (2016-2017) en la Sierra y Amazonía. En el caso del régimen Costa, la aplicación será desde el ciclo 2017-2018.

Desde 1989, diferentes estudios han revelado que los alumnos comprenden de mejor forma el trabajo que realizan dentro del salón de clases; además, las tareas y trabajos que les piden para hacer en su casa les quitan valioso tiempo para desarrollar otras actividades que son igual de importantes para su crecimiento.

La Organización Mundial de la Salud, a través de sus representantes en la Organización de las Naciones Unidas, está efectuando las peticiones necesarias para eliminar por completo las tareas escolares de todos los sistemas educativos registrados en el globo.

Aunque en el país solo se habla de regularizar las tareas, la medida ha generado diferentes puntos de vista sobre lo conveniente o no de la disposición; pero todos coinciden en la necesidad de ejecutarla bien para que tenga el éxito deseado: optimizar el tiempo de los estudiantes fuera de las aulas y fomentar su desarrollo integral.

Roberto Díaz, padre de familia, indica que hacer deberes crea un hábito que el alumno debe adquirir desde la escuela para ser capaz de establecer una responsabilidad personal.

En cambio, Carmen Andrade, madre, indica que los deberes a menudo carecen de valor pedagógico. “He visto a mis hijos pasar horas copiando enunciados, copiando páginas enteras de un libro. No dejan lugar a la creatividad y cansan”, acota.

Los estudiantes recibieron con júbilo la medida; aunque algunos cuestionaron el hecho de que ellos tengan que dedicarle más tiempo. “Los de bachillerato tenemos más carga académicas como hacer proyectos, monografía y estudiar para los exámenes de grado. Dos horas es mucho”, dijo un alumno de un colegio privado.

Para Alina Martínez, alumna de un colegio fiscal, la noticia es buena porque ella siempre tiene dificultad para desarrollar las tareas. “Debo esperar que mis padres lleguen para que me ayuden. Termino demasiado tarde”.

Sin embargo, para especialistas como Víctor Hugo Yagual, psicólogo clínico y educativo de la ciudad, la normativa trae consigo más efectos negativos que positivos. No solo porque con ella los chicos “minimizan su aprendizaje, incrementan sus vacíos y tienden a ser flojos”, sino porque el tiempo libre que les queda podrían utilizarlo en cosas no productivas.

El internet, por ejemplo, al igual que los programas televisivos con contenido para adultos, precisa, podrían transformar su mente. “Convertirlos en adictos a la red o en presa fácil del acoso, el sexting (intercambio de fotografías inapropiadas) o el cyberbullying”.

¿Qué hacer al respecto? Yagual se enfoca en los padres. A ellos les aconseja inscribir a sus hijos en talleres que fomenten la práctica del deporte o el descubrimiento de sus habilidades. “El fútbol, la natación, la guitarra..., todo vale”, concluye.

Carolina Sarmiento, también psicóloga, por su parte recomienda prestar atención a los resultados escolares. “Si los chicos viven más felices, pero tienen malas notas, entonces los adultos deberán fortalecer esos vacíos en casa, o bien con un profesor o por cuenta propia”, puntualiza.