Pacientes aprenden a vivir con parkinson

  Actualidad

Pacientes aprenden a vivir con parkinson

Arteterapia. Cuarenta pacientes con párkinson participaron en una jornada de pintura, junto a sus familiares.

Los constantes movimientos de manos acompañan a María del Carmen Gavilánez, de 65 años y a Gonzalo Rodríguez, de 68, pero no les impide plasmar en hojas de papel algunos dibujos que más tarde fueron exhibidos.

Ellos, quienes padecen la enfermedad de Parkinson, junto a 38 pacientes más participaron ayer en una jornada de apoyo convocada por el grupo ‘Yo fluyo con párkinson’, que se dio con ocasión de conmemorarse hoy el día mundial de esa enfermedad.

Carmen estaba acompañada de su esposo Francisco Ochoa (77), quien vigilaba de cerca los trazos que ella efectuaba con la ayuda de un pincel y témperas de colores. “La enfermedad la ha limitado. Quisiera que se cure para volver a sonreír juntos”, manifiesta Francisco, con voz entrecortada.

Gonzalo estaba con su esposa Ángela Cárdenas, quien se sentía complacida de que este pueda distraerse con este tipo de actividades. “Se le detectó la enfermedad hace 15 años y ha mejorado mucho con los tratamientos y operaciones a las que se ha sometido”, dice Ángela.

Rocío Santibáñez, neuróloga y miembro del grupo organizador del evento, reconoce que no hay tratamiento para detener el inevitable avance del párkinson, “pero con ayuda terapéutica y psicológica, así como el afecto de sus familiares, los pacientes aprenden a vivir con la enfermedad”.

Patricia Llaguno, terapista ocupacional, destaca la importancia de mantener la autonomía del paciente el mayor tiempo posible. Y recomienda ejercicios como caminar, nadar, hacer bicicleta”.

En 1997, la Organización Mundial de la Salud estableció el 11 de abril como el Día Mundial del párkinson, coincidiendo con la fecha de nacimiento de James Parkinson, el médico británico que describió por primera vez la afección denominándola ‘parálisis agitante’.

Se trata de un trastorno cerebral que conduce a la incapacidad progresiva debido a la destrucción y al deterioro de las neuronas. Se puede presentar después de los 50 años, pero también en edad más joven, en hombres y mujeres.