Mundo

México, el país de los refugiados

Desde históricos revolucionarios como el ruso León Trotski hasta presidentes perseguidos, pasando por activistas, artistas y escritores.

El Gobierno de México posee una larga lista de asilados y refugiados políticos, entre ellos están el expresidente Evo Morales.Pixabay

Cuando el ahora expresidente de Bolivia, Evo Morales, aterrizó en México a las 11:09 del martes 12 de noviembre, luego de que el Gobierno Federal le concediera refugio político, tras las fuertes manifestaciones en su país, se reeditaba una activa política de asilo de este país norteamericano, que la mantuvo en casi todo el siglo pasado y que se ha vuelto evidente en lo que va de la nueva centuria.

Morales es el último de una larga lista de asilados y refugiados que incluye a un ideólogo soviético, una activista de derechos humanos, dos ex presidentes de Centro y de Sudamérica y hasta de exiliados republicanos españoles.

Paro Nacional: Rivadeneira, citada a dar versión desde la embajada de México

Leer más

Antes de Morales, ya había recibido en 2009 a Manuel Zelaya, el entonces presidente de Honduras. En las últimas horas se conoció que a Carlos Ochoa, extitular de la funesta Supercom correísta, habría recibido el 5 de agosto pasado por parte del Gobierno mexicano un carné de refugiado humanitario, el cual le permitiría tramitar un pedido de asilo permanente. Sin embargo, desde abril de 2019 otras de las figuras claves del correísmo, se encontraba en este país, el que finalmente le concedió el status de refugiado. Una categoría que otro ecuatoriano ya la había aprovechado: Miguel Donoso Pareja (1931 - 2015). El autor de ‘Henry Black’ fue acusado de hombre peligroso, guerrillero y subversivo por la junta militar que tomó el poder en 1963. Primero lo encarceló y luego lo expulsó. En México vivió 18 años. Un tiempo en el que dejó una gran precedente: contribuyó a la formación de jóvenes escritores que participaron en sus talleres literarios. Entre estos figuran autores destacados de la generación nacida en los 50: Juan Villoro, Carlos Chimal, Eduardo Langagne, Saúl Juárez y José de Jesús Sampedro. Un situal que difícilmente podrán llegar personajes como los Ocho o los Patiño.

Aquí, los refugiados históricos:

José Martí

El poeta y revolucionario cubano pasaría dos años en México antes de ser deportado a España, para finalmente vivir en París y en Nueva York. Durante su estadía en el país conoció a Carmen Zayas Bazán Hidalgo, con quien se casaría en 1877. Es un de los primeros que llegaron, aprovechando un acuerdo que se firmó en 1853 con el gobierno de Colombia para no extraditar a perseguidos políticos. Además de Martí hubo otros cubanos que lucharon por la independencia de su país en el siglo XIX.

El más notable de ellos, el poeta y revolucionario José Martí pasó dos años en México en 1875 durante un largo período de destierro de su país.

León Trotski

Fue el fundador del Ejército Rojo y pasó a la historia por ser un personaje clave en la Revolución de Octubre en Rusia.Internet

Gracias a Diego Rivera, el revolucionario soviético logró refugiarse en México, bajo la condición de no interferir en asuntos internos de EE. UU. En 1937, el gobierno de Lázaro Cárdenas accedió a concederle asilo político. Fue el fundador del Ejército Rojo y pasó a la historia por ser un personaje clave en la Revolución de Octubre en Rusia. Se enfrentó a Joseph Stalin por defender los intereses de los obreros y el socialismo internacional. El asilo mexicano no terminó bien para el revolucionario. Después de sufrir dos atentados en la casa de Rivera, Trotski fue asesinado en 1940 por el agente estalinista español Ramón Mercader mientras trabajaba en su despacho.

Luis Buñuel y Luis Felipe

Durante el gobierno de Lázaro Cárdenas (de 1939 a 1942), México asiló a más de 25.000 españoles. Entre ellos Buñuel y Luis Felipe.Internet

La Guerra Civil española de los 1930 generó un gran éxodo de republicanos. Fueron recibidos por las autoridades mexicanas. Durante el gobierno de Lázaro Cárdenas (de 1939 a 1942), México asiló a más de 25.000 españoles. Entre ellos estaba el poeta Luis Felipe y el director de cine Luis Buñuel, quien posteriormente se convirtió en ciudadano mexicano.

Víctor Raúl Haya de la Torre

Líder histórico del Partido Aprista Peruano, a quien Augusto Leguía -cuatro veces la Presidencia Constitucional del Perú (de 1908 a 1912; y de 1919 a 1930) lo expulsó. Llegó a México en 1923 invitado por el escritor y ministro de Educación, José Vasconcelos. Su situación dio nombre al Caso Haya de la Torre, un caso de derecho internacional público sobre el derecho al asilo político.

En México fundó la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), con la que inicialmente buscaba consolidar un proyecto para toda la llamada Indoamérica.

Fidel Castro

El régimen de Fulgencio Batista había encarcelado a Castro por oponerse a su gobierno.Internet

Corría el año de 1955 cuando un joven Fidel Castro (28 años) dejaba Cuba para refugiarse en México. El régimen de Fulgencio Batista lo había encarcelado por oponerse a su gobierno. Tras 18 meses, regresó a su país junto con varios aliados, entre ellos Che Guevara. En México preparó su campaña revolucionaria que culminó en 1961, cuando instauró el régimen comunista en la isla.

Héctor José Cámpora

En 1976, durante el golpe de Estado en Argentina, el presidente peronista Héctor José Cámpora se asiló en la embajada de México en Buenos Aires. Ahí permaneció tres años en la representación diplomática mexicana hasta que en 1979 las autoridades militares le permitieron partir hacia México, donde murió un año después a causa de un cáncer de laringe.

El Sha de Irán

En 1979 llegó Mohamed Reza Pahlevi, el Sha de Irán, quien había sido derrocado durante la Revolución Islámica en su país. México le otorgó una visa de turista y pasó varios meses residiendo en la ciudad de Cuernavaca. Un vínculo terminó cuando el Sha viajó a EE. UU. para someterse a un tratamiento médico, el gobierno de México bloqueó su regreso.

Tiempo de dictadura en el Cono Sur

En la década de los 1970 llegaron a México refugiados de Argentina, Chile y Uruguay. Huían de los regímenes militares en sus países. Entre los exiliados se recuerda a la familia del presidente chileno Salvador Allende, destituido por un golpe, y de varios integrantes de su gabinete.

Rigoberta Menchú

En la década de los 1980, miles de indígenas de Guatemala escapaban de la Guerra Civil en su país y recibieron asilo en México. Entre ellos, la activista de derechos humanos Rigoberta Menchú, quien pidió asilo en el país después de que su familia fuera torturada y asesinada en su país. Menchú ganó el Nobel de la Paz en 1992.

Manuel Zelaya

La tradición de otorgar asilo en México quedó suspendida durante los siguientes 24 años. Tanto los gobiernos de Ernesto Zedillo como el de Vicente Fox y Enrique Peña Nieto se vieron envueltos en controversias con los gobiernos de izquierda de la región. Fue hasta 2009 cuando México reanudó su práctica y otorgó asilo a Manuel Zelaya, el presidente de Honduras depuesto en un golpe de Estado. El entonces presidente mexicano Felipe Calderón lo recibió con honores, pero sólo dos días después Zelaya salió del país.