“Como es la cosa...”

  Actualidad

“Como es la cosa...”

Durante el último largo feriado decretado por el Gobierno para “fomentar el turismo”, los candidatos a ocupar las diversas dignidades de elección popular en los comicios de febrero del año próximo han contado con el tiempo suficiente para comprender la responsabilidad que pesa sobre sus hombros, para presentarle a la ciudadanía “cómo” es que van a gobernar durante los cuatro años para los que democráticamente van a ser elegidos. De manera especial, esta profunda y grave inquietud del “cómo” la tienen que responder los candidatos de oposición. El “qué” lo conocemos todos. Lo que el pueblo ansía saber es “cómo es la cosa”, como dice Juan Pueblo. Si algo hay en este momento, no solo en nuestro país sino en muchas latitudes de la tierra, es la desconfianza en “las promesas de campaña”, en las ofertas de los redentores o mesías, en los discursos vacíos, sin contenido pragmático Y estas deficiencias las tienen los que se dicen de derecha, los que se dicen de izquierda, o los que se denominan de centro. La demagogia, el populismo, al igual que la corrupción no tienen banderas ni ideologías. Esta es una de las razones para que se afirme que hay un alto porcentaje de indecisos. Los ecuatorianos queremos saber “cómo” vamos a salir de la crisis económica y financiera que confrontamos. “Cómo” vamos a obtener trabajo para miles y miles de jóvenes que “ni” estudian “ni” trabajan. “Cómo” va a refinanciarse la impagable deuda extranjera. “Cómo” va a combatirse la corrupción estructural que se ha evidenciado últimamente, la cual no se compone con lágrimas de cocodrilo, ni con pedir perdón porque no se sabía que los “bandidos” eran bandidos.

Que se le diga al pueblo para no crearle falsas expectativas, cuál es la gravedad del problema económico, así “como”, según sus cálculos, cuál sería el tiempo prudencial para empezar a ver una nueva luz en el horizonte. En fin, el pueblo exige que alguna vez se le hable la verdad, antes que se le mienta, para luego tener que oír con repugnancia cómo los mentirosos dicen que se arrepienten de las mentiras con las que nos engatusaron.

colaboradores@granasa.com.ec