Fabrizio Celleri: “En este tiempo he sido fiel a mi esencia como artista”

  Actualidad

Fabrizio Celleri: “En este tiempo he sido fiel a mi esencia como artista”

Sensible y humano. Así se muestra el diseñador, pionero en la moda local, con el propósito de abrir un nuevo ciclo.

El diseñador Fabrizio Célleri tiene 20 años de trayectoria en el mundo de la alta costura.

Cumplir 20 años de trayectoria en la carrera que uno escogió para dedicarse toda la vida es un gran alcance. Sin embargo, llegar a este número siendo uno de los pioneros en el ámbito, en este caso la industria de la moda, es aún más emocionante y gratificante.

El guayaquileño Fabrizio Célleri, de 49 años, uno de los diseñadores locales con mayor reconocimiento nacional e internacionalmente, celebra este 2017 sus dos décadas de carrera con una nueva colección llamada Once upon a time, con la que abrirá un nuevo ciclo tanto en su vida profesional como personal.

EXPRESIONES conversó con el creativo, quien a horas del magnífico evento se sensibilizó y reflexionó sobre todo lo que ha construido.

Mientras se preparaba para la producción fotográfica no contuvo las lágrimas al acordarse de sus padres, a quienes les dedica cada paso dado y meta cumplida.

¿Cómo maneja el estrés antes de un desfile?

Orando. Orar es lo único que me tranquiliza y al mismo tiempo me pone sensible. Rezo todo el día.

¿De dónde salió la inspiración de Once upon a time?

Nace desde el hecho de cumplir los 20 años y porque quiero cerrar un ciclo de mi vida a partir de este tiempo y dentro del país, porque en diciembre me voy fuera. Yo creo que a todos los diseñadores nacionales la gente nos busca por una necesidad creada en ellos. Van a nuestro atelier para hacerse un vestido para un evento específico. Mas no van a un centro comercial ni hay una calle o distrito de moda donde se puedan comprar ropa porque simplemente les gustó.

¿En qué se diferencia esta colección de las otras?

Esta es mi primera colección con 167 prendas dentro de una línea más comercial. Ya no es el vestido de noche, sino algo más ‘ready to wear’. No es algo urbano, pero sí casual. Quiero desligarme del hecho de tener que estar en la tienda y atender a la gente. Quiero que vayan y compren sin necesidad de que yo esté presente.

¿Ahora la razón de ser de su firma es vender?

Que sea más comercial. Quiero llegar a más mercados. Para esta vez invité a dos tiendas departamentales para que vengan a ver mi colección. Quiero poder vivir en cualquier parte del mundo y que mi ropa se siga vendiendo sola.

¿En qué cree que ha cambiado la moda desde que usted inició hasta ahora?

Sí ha habido una evolución gracias a Dios. Hay más desarrollo de la materia, hay más gente que está haciendo lo mismo. Lo que no veo que mejore y tenga prosperidad es que la gente realmente compre lo que tú haces netamente por decisión propia. Aquí siguen muchas conductas y patrones, todo es lo mismo. No hay una identidad, no te ofrecen autenticidad. Yo sí he sido fiel a mi esencia como artista en cuanto al estilo que propongo.

¿Qué piensa sobre que ahora existen prendas que pueden usar tanto hombres como mujeres?

Todo eso es cuestión de personalidad y actitud. Hoy en día la ropa es más andrógina y no tiene un género en ciertas marcas. Hay cosas que no se ven mal dependiendo de la persona, pero no creo que sea el común denominador.

¿Cuál es la prenda favorita de Fabrizio Célleri?

Creo que hoy en día lo que la mujer prefiere y yo lo sugiero bastante, es el pantalón más que el vestido. El vestido si es entero queda condenado a muy pocos usos. Dos prendas, de hecho, sean pantalón o falda, con una blusa se hace más fácil de reutilizar y sacarle provecho al gasto invertido.

¿Cómo quisiera ser recordado?

Como alguien que siempre fue constante, luchó y fue perseverante en lograr sus metas y sueños de ser un pilar en este rubro en el país.

¿Algún sueño que le falta cumplir?

Mi sueño por cumplir es justamente abrir mi tienda afuera y comercializar mis productos afuera. No es lo mismo vender un vestido en el extranjero que tener un lugar donde se venda tu ropa.