El IESS retira sus inversiones ante la urgencia de recursos

  Economía

El IESS retira sus inversiones ante la urgencia de recursos

Hasta junio, la entidad se ha visto obligada a hacer líquidos más de $ 422 millones de ahorros. El fondo que más se descapitaliza es el de los jubilados

iess+quito+administración
El IESS viene enfrentando años de descapitalización. La pandemia ahora agrava su situación. Archivo / Expreso

La sentencia por la escasez de recursos ha llegado más rápido de lo esperado. El IESS recurre cada vez más al ahorro de los afiliados, para disponer de dinero y con ello cubrir las necesidades del sistema de salud y el pago de los jubilados. No obstante, la maniobra tiene un costo: que el capital que se desinvierte deje de percibir la ansiada rentabilidad y que se tenga que pagar un castigo económico para convertir esos recursos en efectivo.

JORGE WATED, DIRECTOR+IESS

Wated ratifica en una carta al Gobierno los reclamos de iliquidez del exgerente del BIESS

Leer más

EXPRESO pudo acceder a estadísticas oficiales del administrador de los recursos del sistema. Estas indican que, solo de enero a junio de este año, el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess), desinvirtió $ 742 millones para suplir la falta de ingresos en un contexto complicado, pues a raíz de la pandemia la Seguridad Social ha empezado a percibir menos aportes, a causa de 200.000 nuevos desafiliados y la falta del pago que, por ley, el Estado debe hacer al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). Un monto que, debido a los excedentes percibidos hasta mayo ($ 320 millones), se ajusta en $ 422 millones, una cantidad que, sin embargo, sigue siendo alta si se toma en cuenta que en el 2019 la entidad no tuvo la necesidad de tocar esos ahorros.

El último movimiento, el más alto, se dio el pasado 18 junio, tras el retiro de $ 185 millones que pertenecen al fondo de Invalidez y Muerte, la reserva que más se ha descapitalizado este año, con $ 380 millones.

Con el manejo de portafolio y tesorería, nuestro trabajo es hacer lo necesario para dar la liquidez que la entidad requiere y con ello garantizar los pagos.

DIEGO BURNEO,
gerente general del banco de los afiliados, Biess

Este Diario ha intentado dialogar con Diego Burneo, quien hace 24 días fue designado como gerente del Biess, para hablar de los niveles de descapitalización. No obstante, tal entrevista aún no se ha dado.

El lunes pasado, en una visita a un canal de televisión, Burneo señaló que su principal objetivo es garantizar el pago a los jubilados y que para ello trabaja con un equipo técnico para definir las estrategias para lograrlo. Aunque no lo menciona, una de esas estrategias es la desinversión, el plan B que la entidad tiene hasta que el Gobierno cumpla con dar el 40 % de aporte a la pensión de los jubilados.

Desinvertir es mala señal. El sistema de seguridad está hecho para que parte del financiamiento que requiere provenga de los intereses que se ganan con estos fondos capitalizados.

JORGE MADERA,
exdirector
del IESS

A través de un correo electrónico, la institución defendió el mecanismo utilizado. Se trata, dijo, de “un procedimiento común en banca de inversión, cuando el dueño de los recursos (IESS) así lo solicita y, sobre todo, cuando estaba planificado de esa forma”. No obstante hay quienes refutan eso. La banca de los afiliados, se explica, fue creada para hacer rendir los ahorros de quienes aportan y no para desinvertirlos en momento de necesidad. Jorge Madera, exdirector del IESS, recuerda que “el sistema está hecho para que parte del financiamiento provenga de los intereses que se gana con los fondos capitalizados”. No contar con esa ganancia es consumir los ahorros y restar solvencia a la seguridad social.

Madera explica el costo financiero en el que se incurre. No solo significa dejar de disponer de más recursos para seguir dando créditos, sino tener que pagar descuentos o un castigo económico en el mercado, para hacer que algún título valor se vuelva líquido.

Hasta febrero, el IESS contaba con $ 20.463 millones en inversiones, pero Marco Proaño, experto en Seguridad Social, recuerda que no todos esos títulos tienen una disponibilidad inmediata y gran parte de ellos no son transables (más de $ 8.000 millones están en bonos estatales). Por ello insiste en la necesidad de que el Gobierno se ponga al día en sus obligaciones. 

Siempre hemos pensado que el Biess es un banco de inversión, pero lamentablemente siempre ha sido un banco al servicio del Gobierno de turno. El Estado debe pagar.

MARCO PROAÑO MAYA,
experto en Seguridad Social

  • MINISTERIO DE FINANZAS, SIN FECHA DE PAGO

TRONCOSO+BIESS

El Biess, como botín político, “se fraguó desde sus inicios”

Leer más

Junio, según el presidente del Directorio del IESS, Jorge Wated, era clave. En ese mes se esperaba al menos conseguir que el Gobierno haga público un cronograma de pago de los haberes correspondientes al aporte del 40 % que el Estado debe realizar para las pensiones jubilares. Sin embargo, aún no hay fecha, ni pronunciamiento alguno.

Este Diario consultó al Ministerio de Finanzas sobre el tema, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta. Con la falta de un acercamiento fue imposible conocer la forma en que el régimen piensa cumplir con esos pendientes y precisar la cantidad de la deuda que, según el mismo Biess, hasta mayo alcanzaba los $ 1.336 millones.

También está pendiente confirmar o desmentir la supuesta nueva solicitud de préstamo, por $ 330 millones, que Finanzas habría hecho al IESS en su intento de hallar liquidez.