Reforma urgente

  Editoriales

Reforma urgente

No pueden asambleístas con problemas de lectura, escritura y comprensión de textos jurídicos ocupar funciones para las que no están preparados’.

El bajo nivel de instrucción de una parte de los asambleístas, sumado a la sospecha de hechos de corrupción en que otros están inmersos, impactan negativamente en la elaboración y aprobación de las leyes que rigen el destino jurídico del país. No bastan los requisitos de ser ecuatoriano, tener 18 años y gozar de derechos políticos para ser aspirante a la Legislatura, porque entre las principales funciones están expedir, codificar, reformar y derogar leyes, y fiscalizar y aprobar el Presupuesto General del Estado. La anterior y la actual Asamblea tienen la más baja credibilidad en la historia del Legislativo y en parte aquello obedece a la baja capacidad de actuación de sus miembros, porque no pueden ejercer bien funciones para las cuales no están preparados. Basta observar las sesiones en el pleno para ver a asambleístas que tienen problemas de lectura, escritura y comprensión de los textos que debaten. Los ciudadanos tienen su parte de responsabilidad puesto que los eligieron.

La Asamblea, por el bien del futuro delEcuador, debe elevar el nivel de educación de sus integrantes. Para ello se requiere una urgente reforma que revierta el que personas de bajo nivel puedan postularse a esta dignidad pues de su desempeño depende en gran medida que el país se enrumbe hacia el progreso.