Editoriales

Políticos o frutas

"Aparecen cada cuatro años, maduran pronto y se extinguen. Como si fueran el fruto estacional de la política, hay candidatos presidenciables que han desaparecido ya del mapa cuando hace un mes se veían en segunda vuelta"

La política ecuatoriana es como una planta poco productiva. Da frutos cada cuatro años que se maduran pronto y desaparecen. El ejercicio de la política en Ecuador es estacional. No para todos, obviamente. Hay quienes sustentan sus proyectos en el tiempo y tiene verdaderas intenciones de trabajar en política. Pero hay una masa de figuras que orbita en torno a los recursos y al espacio de visibilidad que van aparejados a unas elecciones presidenciales y que desaparecen cuando el árbol deja de dar sombra.

No hay más que ver el panorama actual. Hace un mes había 16 candidatos que aseguraban con un aplomo incoherente las cifras de intención de votos con que llegarían a segunda vuelta y defendían con vehemencia todas las soluciones que traían para los problemas del país. Pasó un mes y medio, llegó un debate presidencial de a dos y no hay ni eco de quienes estuvieron en el debate anterior. Si su interés por la política se agota con sus opciones, esos no son los candidatos que requiere Ecuador. Hacer política es también ser opositor y procurar introducir sus propuestas sin estar en el gobierno. Eso cuando hay interés en el país. Si lo que existe es interés propio y sacar ventajas, entonces sí cuadra la actual desaparición de los cuadros presidenciables derrotados en primera vuelta.