Editoriales

Ignorar a quien manda

"Cuando las autoridades le dicen a un medio que no van a explicar cómo pagar una deuda o unos salarios, cuando callan ante las preguntas o cuando vetan a la prensa, están ignorando a los ciudadanos. A sus jefes"

Se acercan las elecciones en un momento crítico para Ecuador: por el parón productivo y por el miedo a la enfermedad. Es justo el momento preciso para recordar quién manda aquí. Señores ministros, presidentes, alcaldes, prefectos, asambleístas y demás funcionarios con cargos de responsabilidad, ustedes son mandados, no mandantes. Mandatarios, que suena más correcto. El que manda es el ciudadano. El que le elige para que usted esté ahí o el que elige a quien le designó a usted. El ciudadano es el que le delega a usted para que use el dinero de todos y lo invierta en construir un presente y un futuro para todos. No para usted.

Hace falta aclarar esto, porque se vienen elecciones y el que quiera hacer carrera debe saber que está ahí para acatar la voluntad popular y, sobre todo, para responder por su gestión. Responder. Figurada y literalmente. Porque cuando una autoridad le dice a un medio de comunicación que no va a hablar de un asunto, que no va a explicar cómo pagar una deuda o unos salarios, cuando ignoran las preguntas, cuando hacen ruedas de prensa que no admiten cuestiones y, sobre todo, cuando vetan a la prensa, no están ustedes ignorando a los periodistas, sino a los ciudadanos. A sus jefes. A los que pagan la cuenta.