Columnas

De mudanza

Ellos tendrán en sus manos las decisiones más trascendentales y también las nimiedades.

No es que les importe mucho, pero siento la necesidad de contarles que en esta semana electoral, la de agenda más complicada para políticos y periodistas, estoy de mudanza. Pero no solo yo, que me cambio de departamento. En realidad, están todos ustedes de mudanza. Y sean prácticos, nadie quiere cambiarse a vivir a un sitio que en las fotos y en los anuncios de la página web parece de ensueño pero luego resulta que la ducha no tiene suficiente fuerza y es mezquina con el agua caliente, que la casa tiene unos vecinos bulliciosos que le hacen la vida imposible o que el vecindario huele mal cada vez que cambia el viento. 

Nadie regala alícuotas como gancho sin que vaya aparejado con algún defecto oculto o sin un plan b para que el ofertante recupere después la prebenda con alguna otra excusa. Pues lo mismo pasa con los que se postulan para presidente. Nada es gratis. O lo paga usted o lo paga usted. O porque era puro humo y se siente decepcionado o porque lo sacan de los impuestos que, finalmente, es el dinero que usted paga para que todos nos beneficiemos del progreso del país.

Es tentador dejarse seducir por regalos, dinero, ayudas o beneficios que de otra forma serían alcanzables solo con un significativo esfuerzo, pero lo mismo pasa con las casas. El que no busca bien, el que no compara, el que no revisa la letra pequeña, el que no cumple con las formalidades del contrato de arrendamiento, después se encuentra con problemas que afean su vida todos los días. Cambiarse de casa es para los 365 días del año. Como elegir presidente y gobernantes. Los vamos a tener ahí todos los días y les vamos a confiar a ellos los dilemas existenciales del país. Ellos tendrán en sus manos las decisiones más trascendentales y también las nimiedades.

De ellos dependerá si hay más trabajo, si habrá plazas en las escuelas y universidades, si podremos salir a la calle sin mirar hacia atrás en cada esquina, si podremos comprar algún bien con garantías, si podremos tener ahorros, si podremos curarnos cuando estemos enfermos... En definitiva, si podremos vivir bien.