El cuento de los funcionarios públicos

  Columnas

El cuento de los funcionarios públicos

El presidente Guillermo Lasso ha desempeñado muchos cargos públicos y privados, siendo el primordial la Presidencia Ejecutiva del Banco de Guayaquil, con el cual, además de accionista, obtuvo ingresos que le han permitido formar de manera legítima un gran patrimonio, por el que ha tributado los impuestos que por ley le corresponde. El escándalo de Pandora Papers es pura pantalla para ejercer presión al presidente, quién sabe con qué objetivo o para poder negociar el “ya no te molesto y me das esto”. Felizmente, hasta aquí, no ha cedido ante las pretensiones a las que han estado acostumbrados los políticos de las fuerzas oscuras. Ya lo resolvió la Contraloría.

En 2012 constituyó el movimiento político Creando Oportunidades -CREO-, para apoyo a su campaña del 2013 y desde entonces se ha mantenido activo en política, participando como candidato presidencial en las elecciones de 2013, 2017 y 2021. En los casi 10 años de constante campaña, con los recursos invertidos y 3 campañas presidenciales, CREO debió estar sólidamente formado con cuadros especializados para que, al día siguiente de su posesión, cambie los mandos directivos y ejecutivos de libre nombramiento y remoción de gobiernos anteriores, para empezar la tarea de descorreización del país; pero parece que no ha sido así. Existe la percepción de que CREO es membrete, no tiene cuadros de gobierno, ni cuenta con estructuras o bases sólidas. La sorpresa para lassistas y ciudadanía es que el presidente sigue gobernando con correístas y si designa a algún nuevo funcionario de libre nombramiento, lo hace con funcionarios reciclados, a cuenta de ser “funcionarios técnicos” convertidos, lo cual es cuento. Cercado por la cortesanía palaciega, con su grupo de jóvenes sin experiencia política ni de administración pública, con asesoramiento e influencia de académicos y expresidente desde Quito, sigue gobernado con ministros, directores y jefes correístas, sin darse cuenta de que están boicoteando su gestión. No se deje engañar presidente, esos técnicos tienen la visión y formación del correato. Claro que existen honrosas excepciones.