La Asamblea y los Pandora Papers

  Columnas

La Asamblea y los Pandora Papers

Los Pandora Papers son el resultado de la investigación realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), con participación de más de 600 periodistas que analizaron casi 12 millones de documentos en los que aparecen muchos nombres de personas particulares y funcionarios o exfuncionarios públicos de varios países, con cuentas o inversiones offshore en paraísos fiscales. Hasta ahora se han publicitado los nombres de aquellos que no comparten la tendencia progres del Foro de Sao Paulo.

Muchas acusaciones sin o con fundamento circulan en medios o redes sociales, la mayoría de troles, pero el hecho de depositar o invertir en otro país el dinero legalmente ganado, no constituye delito ni es antiético o inmoral; lo malo radica en la fuente u origen de ese dinero, si es ilícito debería investigarse y sancionarse.

Todos conocemos que el actual presidente de la República, Guillermo Lasso ha sido una persona de evidente éxito económico, que para participar en la contienda electoral para la presidencia de la República tuvo que deshacerse de empresas, inversiones y cuentas bancarias que tenía a su nombre en el exterior, como él mismo ya lo había manifestado, puesto que no las podía invertir en Ecuador por la prohibición de que la actividad bancaria no permite mantener otro tipo de negocios. De esa forma no lo inhabilitaba la norma legal impuesta de manera expresa por el correato. Esto ya fue conocido por el Consejo Nacional Electoral en la impugnación efectuada a su candidatura presidencial, el cual resolvió que no había inhabilidad ni ilegalidad en el proceder de Guillermo Lasso, de ahí que participó en las elecciones de 2021 y resultó electo.

Por esta norma con dedicatoria fue obligado a deshacerse de sus inversiones y negocios en el exterior y como es lógico, tuvo que transferirlos o cederlos a otros miembros de su familia o a otras empresas en las que él no participa. Es absurdo pensar que debiera deshacerse de todos sus recursos e inversiones offshore, entregándolos o regalándolos a extraños que no sean de su entorno familiar. (Continúa)