Columnas

¿Aprendimos algo?

"El fin del estado de excepción traslada con mayor fuerza a cada individuo la responsabilidad sobre el bienestar colectivo"

Hace pocos días leí un interesante artículo de la BBC, el cual se refería al pensamiento de 3 destacados intelectuales respecto de su visión sobre la humanidad pospandemia. Inmediatamente vino a mi mente el fin del estado de excepción el próximo 13 de septiembre. A partir de entonces, la conducción que mantiene el COE nacional pasará parcialmente a los municipios, y con la imposibilidad de mantener el toque de queda, así como otras restricciones a las libertades ciudadanas, recaerá con mayor fuerza en cada individuo la responsabilidad de lo que ocurra.

A pesar de que mantengo convicciones liberales, también estoy convencido de que las amenazas que afectan a la colectividad deben tener una respuesta organizada colectivamente. Debilitándose ciertas acciones colectivas, es el accionar diario del individuo lo que lo protegerá o diferirá la reactivación. Si no actuamos con disciplina, mientras no logremos una inmunización universal corremos el riesgo de volver al principio.

Para que aprovechemos los recursos que vendrán del FMI, así como el alivio de la deuda logrado con la renegociación, debemos activar el consumo y la demanda de crédito productivo; de nada servirán los recursos si lo único en que se pueda gastar es en comida y medicinas. Si no se puede generar demanda sobre el turismo interno responsable, sector inmobiliario de vivienda, vestuario, transporte, etc., no hacemos girar la rueda. Si no hacemos girar la rueda, no reincorporamos a las 350.000 personas que perdieron sus trabajos. Si no reincorporamos a esas personas, agudizamos el problema de la seguridad social. Si no hacemos lo anterior y tomamos otras medidas de flexibilidad de la economía, se acelerará el deterioro de la cartera del sistema financiero. El resto imagíneselo el lector. Pero está en nuestras manos y de nadie más, hacerlo bien. Me pregunto si vamos a necesitar la vergonzosa actitud de algún ente público que suba a Twitter las tomas de dos jóvenes sin mascarilla conversando en alguna banca de un parque, o nos las vamos a poner. ¿Será que en medio de esta tragedia todos aprendimos algo?