¿Dará resultados la reunión de Glasgow sobre el cambio climático?

  Columnas

¿Dará resultados la reunión de Glasgow sobre el cambio climático?

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Cmnucc), el órgano climático de las Naciones Unidas, acaba de celebrar una cumbre anual a la que asistieron ministros y jefes de Estado.

Todos los países son partes de la Convención y la COP (Conferencia de las Partes) es su órgano supremo de toma de decisiones. Para ello estuvieron convocados 190 países en Glasgow.

Además de las negociaciones oficiales también participan miles de representantes de empresas y de ONG. El tema central es: ¿qué harán los gobiernos del mundo para impedir que el cambio climático produzca sus efectos catastróficos en el planeta?

Casi todos los países firmaron el Acuerdo de París, cuyo objetivo central es restringir el aumento de la temperatura global este siglo a “muy por debajo” de 2 °C y continuar los esfuerzos para limitarlo a 1,5 °C por debajo de los niveles preindustriales. Para ello era necesario establecer planes de descarbonización a largo plazo, hasta 2050.

La COP26 tuvo como meta principal impedir que el calentamiento global del planeta sobrepase un aumento de 1,5 C grados centígrados y para poder cumplirla se requiere recortes en las emisiones del CO2 - dióxido de carbono, que es el principal gas de invernadero liberado por la quema de combustibles fósiles.

Los científicos plantean que es urgente la eliminación de los enormes subsidios que la economía actual da a sectores altamente contaminantes: más de un trillón de dólares anuales de subsidios para los combustibles fósiles que son la mayor fuente de emisión.

Los países desarrollados se habían comprometido a aportar desde 2009, 100 mil millones de dólares cada año para ayudar a hacer la transición a economías de bajo carbono y adaptarse al cambio climático a partir de 2020. Desgraciadamente no se llegó a esa meta y es poco probable que se cumpla.

China y Estados Unidos representan el 40 % de las emisiones actuales de CO2, siendo las emisiones de CO2 de China el doble de las de Estados Unidos.

El documento final de la COP26 no lo firmaron ni Rusia, ni China, ni la India, los mayores productores de carbonos y nitratos.

Nosotros somos pesimistas, no avizoramos que todas las explicaciones científicas dadas en Glasgow puedan ser llevadas a la práctica. Vemos muy difícil el dejar de producir y utilizar los elementos requeridos.

Ojalá se encuentre alguna fórmula efectiva. Lo contrario significa seguir convocando sesiones para recibir informes de que no se han talado árboles, como el ofrecimiento que hizo Brasil, y alguna otra medida que poco aporta para combatir el calentamiento global.