Columnas

¡Qué Asamblea y qué legisladores!

Esta bella legisladora en su afán de defenderse, después de esconderse, acusó a sus ocho asesores de ser los autores de esta patraña urdida en su contra’.

La Asamblea Nacional que terminó hace poco sus labores tuvo la aprobación de la ciudadanía de apenas un cinco por ciento porque fue ineficaz, no legisló ni fiscalizó de acuerdo con lo que disponen la Constitución y las leyes. Pero para asombro de los incrédulos, la nueva Asamblea que inició sus labores el 14 de mayo del presente año, en apenas noventa días cuenta con la desaprobación de más del ochenta por ciento de los ecuatorianos, porque se ha convertido en un escenario en donde imperan el desconcierto, la corrupción, el desconocimiento de normas jurídicas elementales por parte de los “padres” de la patria, así como por actuaciones de “las y los” legisladores que dan ganas de llorar y de gritar qué mala suerte la que tenemos porque no sabemos elegir a nuestros representantes. Es increíble que la legisladora por Pachakutick Rosa Cerda, en un acto público al que asistió en esa calidad muy suelta de huesos dijera a sus conmilitones: “roben nomás , pero no se dejen sorprender”. Dio una clase de cómo hay que ser corrupto en este país. Pero nada pasó. La Asamblea que debió haber aplicado un código de ética que dizque hay, debió haberla mandado a su casa. Pero la mantiene en su curul para escarnio y vergüenza de todos nosotros. A los pocos días la legisladora de ID, y segunda vicepresidente de la Asamblea, Bella Jiménez fue sometida a investigaciones por la Fiscalía por existir indicios en su contra de haber mantenido conversaciones, que están grabadas, en las que hace gestiones para conseguir cargos públicos a cambio de coimas. Esta bella legisladora, en su afán de defenderse, después de esconderse, acusó a sus ocho asesores de ser los autores de esta patraña urdida en su contra.

¡Cómo no va a estar la economía nacional en grave crisis, si existen estos gastos innecesarios, ocho asesores para una legisladora, increíble!

Reformemos las leyes para reducir el número de legisladores y para que no haya asesores ineptos y corruptos.

La sociedad debe luchar contra tanto relajo.