Recomendaciones después de la pandemia de COVID-19

  Cartas de lectores

Recomendaciones después de la pandemia de COVID-19

Hoy no son necesarias e impiden la entrada normal de oxígeno; en adultos mayores puede producir insuficiencia de oxígeno en los tejidos corporales o acidificación de la sangre por interrumpir la salida del anhídrido carbónico)

Las vacunas fueron efectivas contra la COVID-19; el virus hacía su acción letal a través de las glicoproteínas del RNAm. La vacuna Pfizer fue elaborada a base de lípidos sales inocuas. La Moderna a base de sales inocuas de ácido acético. 

La AstraZeneca, conociendo la secuencia genética de las proteínas de la espiga del virus no vivo, o sea inactivo. La Sinovac no usó el virus sino su secuencia genética. Los orígenes de las vacunas me permiten fundamentar las secuelas de la pandemia. La acción mortal del virus se debió, en gran parte, a trombos o coágulos que se formaban al infectar un organismo. La patología producía elevación de los valores de Dímero D en sangre infectada por covid-19. El Dímero-D es un fragmento de proteína que se produce cuando un coágulo de sangre se disuelve en el cuerpo y al elevarse de su valor normal produce trombosis venosa, embolia pulmonar, coagulación intravascular o accidente cerebro vascular. En la coagulación de la sangre intervienen trombina, fibrinógeno, fibrina, etc., enzimas producidas por el hígado. Las vacunas Pfizer y Moderna incitan a las células del cuerpo a producir proteínas similares a las de las espículas del virus provocando respuesta inmuno protectora.

AstraZeneca y Sinovac no usan virus vivos sino una secuencia genética de síntesis de proteínas de la espiga viral y así forman anticuerpos. Fueron necesarias pero de alguna manera, el sistema inmunitario se ve afectado: secuelas del covid. Recomiendo aun no teniendo síntomas, chequeo en sangre de Dímero-D, pruebas hepáticas de coagulación, enzimas y enzimas cardíacas. Las mascarillas fueron indispensables. El virus letal

afectaba los pulmones, pero al haber mutado se debilitó y se volvió endémico. Hoy no son necesarias e impiden la entrada normal de oxígeno; en adultos mayores puede producir insuficiencia de oxígeno en los tejidos corporales o acidificación de la sangre por interrumpir la salida del anhídrido carbónico).

Dr. Carlos Villao Orozco