Cartas de lectores

Preparar docentes para formar estudiantes

La prueba Ser Bachiller, por estar mal elaborada, fue una muestra más de los anacronismos heredados del gobierno anterior. Los cientos de dólares invertidos fueron despilfarrados en el Ineval, que sigue encargado de elaborar las pruebas de este año. Los contenidos de las pruebas no corresponden a los procesos de enseñanza, ni a la realidad educativa de los colegios. Y no se debería medir el aprendizaje de un estudiante de colegio fiscal, rural, de igual manera que el de uno de colegio particular, ni el aprendizaje de un estudiante de 3° de bachillerato que el de uno técnico.

Se debe hacer mejores propuestas, concretas, en beneficio de nuestros estudiantes, para formarlos, primero como seres humanos. Llevarlos de la transmisión memorística cognitiva a la metodología sistémica holística del constructivismo.

Con una mejor planificación, con docentes de alta calidad, mejor remunerados y preparados para formar estudiantes se logrará el objetivo. Por otra parte, el número de cupos no cubre la demanda de los aspirantes, que son 260.000 y apenas hay 106.154 plazas universitarias.

La educación es un derecho constitucional de las personas y un deber ineludible e inexcusable del Estado, garantizando la inclusión de todos los jóvenes. La educación constituye un pilar importante de un Estado, es de política gubernamental y de inversión prioritaria.

Lic. Robespierre Rivas R.