Cartas de lectores

Hay que ponerse pilas

Caso contrario, estaríamos al frente de escenarios de letra muerta, la cual no beneficia a nadie, pero sí perjudica a todos.

El jueves fui a un mall de la ciudad y observé que las señaléticas de distanciamiento social establecido como parte de la trilogía de medidas de bioseguridad para evitar contagios por COVID-19 ya no están ubicadas en los ascensores ni en la parte exterior de locales de gran afluencia. 

La falta de supervisión está a ojos de todos. En algunos locales toman la temperatura a las personas en el momento de ingresar, pero lo hacen con termómetros digitales cuyas pilas no funcionan, es por ello común ver manipular con agresión a dicho instrumento. Al observar dicha escena le pregunté cuál era mi temperatura y me dijo: “no tiene”, mostrándome las dos rayitas expuesta en el visor, las cuales no aportaba registro. Estoy viva, fue mi respuesta, pero el guardia de seguridad desechó el comentario y siguió con su supuesta toma de temperatura. 

Vale resaltar que por los medios de prensa, se ha conocido que los casos de COVID-19 se mantienen, por lo que es necesario que no solo se emitan disposiciones, sino que las autoridades municipales realicen constantes supervisiones en los lugares de gran concurrencia para observar si las medidas de bioseguridad se están o no aplicando. Caso contrario, estaríamos al frente de escenarios de letra muerta, la cual no beneficia a nadie, pero sí perjudica a todos.

Ec. Marysol del Castillo