Cartas de lectores

Clases virtuales en Ecuador

Para mejorar el intelecto de escolares, colegiales y universitarios, el Ministerio de Educación dispuso el 17 de marzo de 2020 que se inicie el nuevo año lectivo 2020-2021 por medio de plataformas virtuales, sustituir clases presenciales, semipresenciales y equiparar la educación a distancia. La informática es muy importante dentro de las TICS (Tecnologías de Información y Comunicaciones) aplicadas en esta nueva modalidad de enseñanza-aprendizaje, directrices que han sido dadas por nuestras autoridades de educación a fin de amainar el proceso pandémico que atraviesa el país. Aún existen en nuestras comunicaciones las de tipo analógico, con un cierto grado de comunicaciones digitalizadas, lo que dificulta la comunicación celular, con atrasos de nanotecnología y robótica. ¿Cuántos estudiantes del país tienen los equipos para la recepción virtual? Los de escuelas fiscales del campo no los tienen, ni los de barrios periféricos de las metrópolis, ni los de universidades estatales. Existiría un privilegio pues las clases virtuales solo las seguirían estudiantes con capacidad económica. Y los buenos profesores no podrían competir con plataformas virtuales. El método colaborativo dentro de lo pedagógico nos enseña que “estudiar no es mirarse uno al otro, es participar juntos en un determinado lugar”, tal como lo ha enunciado el educador MSC. Humberto Carralero Febrero, en lo que corresponde a las TICS, donde la participación del profesor frente al alumno no es lo mismo que mirarse uno al otro en un televisor. Con la participación en las aulas se intercambian opiniones y se razona con ejercicios teórico-prácticos. Habrá mucha confiabilidad en la parte teórica, pero en la práctica con materias de especialización serian diferentes sus resultados. Compararnos con países desarrollados sería ilusorio; aún nos estamos preparando para estos cambios tecnológicos.